Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Radio Madrid

cerrar

Da Vinci nunca visto

La Biblioteca Nacional exhibe, por primera vez al público, páginas separadas de uno de los dos códices manuscritos de Leonardo Da Vinci que posee en su colección

Una de las páginas separadas de uno de los dos códices manuscritos de Leonardo Da Vinci que posee en su colección

La exposición 'El imaginario de Leonardo' podrá verse hasta el 29 de julio y permite acercarse al proceso creativo del genio del Renacimiento a través de sus bocetos para máquinas, fortificaciones, mapas, desarrollos geométricos y hasta sus suspiros amorosos

Los Códices Madrid I y II de Leonardo pertenecen a la Biblioteca Nacional de España desde su fundación hace ahora 300 años. Pero hasta la fecha siempre se habían expuesto en vitrinas abiertos por una página concreta para mostrar su contenido ocultando el resto. En esta exposición el Códice I se muestra encuadernado y abierto por una página determinada, pero el Códice II está en proceso de restauración, conservación y nueva encuadernación y eso ha permitido presentar por separado un buen número de páginas que antes nunca habían podido verse de cerca.

A través de esas páginas contemplamos el torrente de ideas que surgía de la pluma de Da Vinci en su madurez. Ideas y dibujos sobre mecánica y estática en las que se ven proyectos de máquinas textiles o de relojes, tornos, mecanismos para linternas, fortificaciones, tablas de multiplicar o embarcaciones. En otras páginas, de repente, deja sus teorías científicas y expresa su pesar por un amor no correspondido o describe las condiciones en las que está escribiendo como cuando dice que está en la noche de San Andrés se les está acabando la vela, la tinta y el papel, pero se siente satisfecho porque ha descubierto la cuadratura del círculo al amanecer.

Además de la belleza de sus dibujos y la originalidad de sus ideas, destaca también la escritura invertida presente en las páginas de estos códices. Leonardo Da Vinci era zurdo y le resultaba más cómodo escribir de derecha a izquierda. No lo hacía por afán de hermetismo, según la comisaria Elisa Ruiz, pero esa circunstancia fue un motivo por el cual sus escritos fueron después poco difundidos porque había que utilizar un espejo para leerlos correctamente o hacerlo al trasluz. El genio tampoco sentía mucho afecto por la imprenta y no se preocupó mucho en facilitar las cosas a posibles admiradores o seguidores de su obra que siempre consideraba inacabada. La exposición podrá contemplarse hasta el 29 de julio.