Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Radio Madrid

INCENDIO EN LA M-30

La investigación por la muerte de dos trabajadores en la M30 revela deficiencias de mantenimiento

Los bomberos sostienen que los dispositivos automáticos de extinción de incendios estaban desconectados

La muerte de dos trabajadores de mantenimiento en el túnel de la M30 el pasado mes de octubre ha revelado importantes deficiencias de mantenimiento. Los bomberos han puesto por escrito en un informe las dificultades con las que se encontraron para extinguir las llamas. Las comunicaciones en el interior del túnel no funcionaron, los trabajadores de mantenimiento se saltaron el cordón de seguridad una y otra vez para acceder al interior y los dispositivos automáticos de extinción de incendios estaban desconectados.

Los bomberos llegaron al incendio solo nueve minutos después de que recibieran la llamada de un vecino comunicando un incendio menor en la zona de los túneles del by pass sur de la M30 a las cinco de la tarde del pasado 26 de octubre . Sin embargo se trataba de "un incendio de envergadura", según el informe, y por eso pidieron refuerzos.

A las cinco y media la policía evacuó la vía y unos minutos después volvieron a pedir refuerzos. Previamente, la empresa de mantenimiento, EMESA, había comunicado a los bomberos "tras repetidas conversaciones" que no había tenido constancia de ninguna incidencia en el túnel. Sin embargo, los servicios de extinción constatan muchas. La más grave el incendio y la muerte de dos trabajadores de esta compañía pero hay otras.

Las comunicaciones dentro del túnel no funcionaron correctamente y tampoco lo hicieron los dispositivos de extinción de incendios con agua nebulizada. Es más, los cadáveres de los fallecidos aparecieron en la sala que activa ese servicio. En ese cuarto, los botellones de nitrógeno, según los bomberos, "estaban desconectados y aparentemente sin carga". El informe recoge como los servicios de emergencia tuvieron que ordenar hasta en cuatro ocasiones a los trabajadores de EMESA que no se saltaran los cordones de seguridad para acceder al túnel.