¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

"Perros sí" en el Ayuntamiento de Madrid

El Palacio de Cibeles tiene un nuevo inquilino. Es un perro, se llama Mavis y acude muchos días con su amo, el delegado de Las Artes, Fernando Villalonga, a trabajar

GETTY IMAGES /

El delegado de la Artes cree que en España tenemos que superar el debate de la entrada de los perros en espacios institucionales, medios de transporte públicos y cafeterías. Asegura que Ana Botella comparte con él la idea de llevar a cabo las modificaciones pertinentes en las ordenanzas municipales para permitir la entrada de perros en espacios hasta ahora prohibidos

El delegado de Las Artes, Fernando Villalonga, está dispuesto a hacer toda una campaña a favor de la "causa perruna". Esta misma mañana aparecía en el Pleno Municipal con una pegatina en su solapa con el slogan "Perros buenos, bienvenidos". Ha invitado a la alcaldesa a lucir también una pegatina en su chaqueta pero con una sonrisa Ana Botella ha declinado hacerlo.

Lo cierto es que el majestuoso Palacio de Cibeles tiene desde hace unos meses un nuevo inquilino. Se llama Mavis, es un Parson Rassell, y acude con su amo, el delegado de las Artes, muchos días a trabajar. Dice el delegado que Madrid tiene que empezar a ser una ciudad más civilizada, que hay que trabajar en ésta línea y que la entrada de los perros en espacios institucionales es un debate superado en otros países como EEUU o Francia.

Villalonga, particularmente, asegura que no ha tenido ningún problema en el Ayuntamiento con su acompañante. Entre otras cosas, porque no molesta a nadie. "Yo vengo a mi despacho con mi perro como lo he hecho siempre. En el extranjero es algo común. Algunas semanas yo estoy sólo, mi mujer no está y no voy a dejar a mi animal sólo. El animal está perfectamente educado, tiene su cama, y está todo el tiempo al lado mío. No molesta a nadie y trabajo con la tranquilidad de que al perro no le tengo estresado en la cocina", ha contado a la SER el delegado.

Según Villaonga, Ana Botella comparte plenamente su iniciativa. Es más, asegura que está dispuesta a modificar ordenanzas municipales para que los perros puedan ir en el transporte público madrileño, en el metro o en el autobús, puedan entrar en espacios institucionales e, incluso, en las cafeterías.

El delegado señala que su única intención es dar más espacio y más aire a los dueños de perros para que se muevan por Madrid con sus mascotas. Una iniciativa cuanto menos peleona por la que seguirá haciendo campaña, insiste, en los próximos meses.

Villalonga: "No quiero a mi perro estresado en la cocina"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?