¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Masivas protestas de los taxistas europeos contra los coches por Internet

Uber, la empresa que se ha convertido en el objetivo de las protestas del sector del taxi europeo, califica de "desmesuradas" las movilizaciones

Uno de los taxis que muestran con pintadas su descontento y que junto con centenares de taxistas de toda España han participado hoy en Madrid en la manifestación convocada por el sector, en coincidencia con las 24 horas de huelga de protesta por el intrusismo y la "ilegalidad" de aplicaciones de teléfonos móviles como Uber, convertidas en su principal competencia. /

Miles de taxistas de grandes ciudades europeas se han movilizado contra el intrusismo que, a su juicio, favorecen aplicaciones para teléfonos móviles como Uber, aunque la CE opina que benefician al consumidor y fomentan la actividad emprendedora.

Uber, la empresa norteamericana que se ha convertido en el objetivo de las protestas del sector del taxi europeo, calificó hoy de "desmesuradas" las movilizaciones. En un comunicado, la empresa opina que los taxistas sólo pretenden mantener "un estado inmovilista y cerrar las puertas a nuevas alternativas al consumidor".

Las movilizaciones han causado dificultades en el tráfico de algunas grandes ciudades europeas, entre ellas Madrid y Barcelona. En Barcelona, el Ayuntamiento cifra en cerca de 4.000 taxistas los participantes en dos manifestaciones, una por el centro de la ciudad y otra que ha realizado el trayecto entre el aeropuerto y la estación de Sants.

La capital española ha reunido a centenares de taxistas de toda España en un paro de 24 horas que dejó la ciudad prácticamente sin servicio de taxi y causó complicaciones en el tráfico. Tras la marcha capitalina, que ha transcurrido por el Paseo de la Castellana, una de las principales arterias de Madrid, las principales organizaciones de taxis de España han entregado un escrito en los ministerios de Fomento, Hacienda, Trabajo e Interior. El sector censura que servicios como los que presta Uber están al margen de la ley y agravan un problema recurrente como el del intrusismo profesional.

En el documento, los taxistas aseguran que hasta ahora el intrusismo era "espontáneo y desorganizado", pero con estas nuevas herramientas para los móviles se "sistematiza y organiza a escala mundial como modelo de negocio", al tiempo que advierten de los riesgos de seguridad que implica para los usuarios. Según la legislación española, quienes realicen servicios sin autorización cometen una infracción muy grave sancionable con multas de entre 4.001 y 6.000 euros, que podrían aumentar hasta 18.000 en caso de reiteración. También pueden ser sancionados los usuarios que contraten los servicios de transportistas no autorizados, con multas de entre 401 y 600 euros.

Sin embargo, la Comisión Europea defiende las nuevas formas de transporte compartido e insiste en que el camino de las huelgas y movilizaciones no es la solución. "Una huelga no va a funcionar: en lugar de herramientas de derribo lo que necesitamos es un diálogo real, donde hablemos de los trastornos causados por la tecnología", dice la comisaria europea de Agenda Digital, Neelie Kroes, en su blog. Según la comisaria, aunque la llegada de este tipo de servicios hacen necesario ciertos ajustes, su existencia va ligada a la de los necesarios emprendedores y beneficia a los consumidores.

En Francia, se han registrado cerca de 300 kilómetros de atascos a primera hora en las entradas a París, más del doble de lo registrado un día habitual, al salir en caravana cientos de taxis desde los aeropuertos de Roissy Charles de Gaulle y Orly en dirección a la ciudad, en una "operación caracol" que buscaba retener el tráfico circulando a baja velocidad. Londres vio cómo se colapsaban varias calles del centro por la concentración de taxis, una movilización que, según el sindicato británico RMT, siguieron unos 10.000 "cabbies" -el nombre con el que se conoce a estos vehículos-. En Alemania, más de 600 taxis partieron al mediodía desde tres puntos distintos de Berlín para concentrarse en las inmediaciones del estadio olímpico. En Italia, cerca de 5.000 taxis de Milán pararon y solo prestaron servicio a colectivos como ancianos, enfermos o discapacitados, mientras que en Nápoles, unos 150 taxis desfilaron por el centro de la ciudad contra Uber.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?