¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La 'marea blanca' de la Sanidad pide en Madrid la reapertura del Carlos III

Sindicatos y asociaciones consideran que el centro era un referente en el tratamiento de enfermedades contagiosas antes de su integración en La Paz

El Hospital Carlos III de Madrid donde permanecía ingresado el religioso Miguel Pajares /

La 'marea blanca' de profesionales de la Sanidad se ha manifestado frente al Ministerio de Sanidad para reclamar la reapertura del Hospital Carlos III como centro español de referencia para enfermedades contagiosas.

La marea blanca de agosto de los profesionales de la sanidad, sindicatos y asociaciones de la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid, se ha manifestado hoy frente al Ministerio de Sanidad. Su petición: reclamar la reapertura del Hospital Carlos III de Madrid como referente en los tratamientos de enfermedades infecciosas. Además, las recientes irregularidades en el traspaso de datos clínicos de pacientes del Hospital público de Fuenlabrada al privado de Los Madroños y la continua lucha a grito de '¡Sanidad pública, no se vende, se defiende!' a favor de una sanidad de todos y para todos, también han sido motivo de protesta.

La cita era a las 12 del mediodía frente al Ministerio de Sanidad. Entre profesionales del sector, pacientes, asociaciones y sindicatos, 150 eran las personas que se han agolpado en el Paseo del Prado. A todos ellos se les han sumado los componentes de las diversas Plataformas y Asociaciones de Inmigrantes de Madrid. Alejandro Capuano, portavoz de los inmigrantes y miembro de la Mesa para la Defensa de la Sanidad Pública decía que quieren "calidad asistencial, no caridad confesional" y que la responsabilidad es del gobierno quien está cometiendo una "dejación de funciones al no garantizar para lo que fue elegido". En referencia a la gestión del ébola añade que "el nivel de improvisación ha sido muy alto" y que en una enfermedad de estas características, es tremendamente peligroso". Hacía referencia también a una mayor vulnerabilidad de los inmigrantes denunciando que "se están cometiendo unas tropelías que afectan directamente a la vida de las personas". Detallaba que "en la Comunidad de Madrid hay 200.000 inmigrantes que sólo por el hecho de serlo han perdido su derecho de asistencia sanitaria".

A su izquierda, Katy, de Sierra Leona, quien emocionada pedía auxilio a los ciudadanos y a las instituciones españolas para frenar la epidemia que está acabando con muchos de sus compatriotas. Y a su derecha, Mustafá, gambiano, actual presidente de la Asociación Kairaba. Él dejaba claro que lucha por las personas, con independencia de su procedencia, y que "piden una ley que asegure un trato equitativo para todo el mundo". Entre los tres se preguntaban "¿dónde está la ministra Ana Mato y por qué se oculta?".

Es verdad que, la ministra no, pero frente a su Ministerio también estaban algunas de las enfermeras que han tratado a Miguel Pajares y que siguen encargándose del cuidado de Juliana Bonoha. Luchan contra el "desmantelamiento del Hospital Carlos III". Insisten en que se debe seguir las indicaciones de la OMS que "es la misma que ha dicho que lo hemos hecho muy bien en España". Son de la opinión de activar el protocolo lo antes posible porque "el hecho de que una persona esté infectada y no lo sepa puede hacer que haya más casos". No quieren crear ninguna alarma social y transmiten tranquilidad diciendo "que no hay que tener miedo".

Ni los trabajadores ni los inmigrantes, ninguno de los allí presentes entienden cómo después de haber dado el do de pecho con la repentina situación de Miguel Pajares, eso no sirva, ahora, para rectificar la decisión de convertir el Hospital Carlos III en un centro de media y larga estancia.

Manuel, enfermero del Carlos III: "No nos han hecho los controles, ni a mí ni a mis compañeros"

Cargando