¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Ser Viajeros

Caminando por Espadán

Caminando por los pueblos de la cara noreste de la Sierra Espadán

Por Antonio Martín

El Parque Natural de la Sierra de Espadán, en el interior de la provincia de Castellón, reúne una interesante variedad de ecosistemas entre los que se encuentran pinares de pino rodeno, bosques de ribera, zonas rurales, bosque mediterráneo de encinas y pino carrasco y curiosas representaciones de pequeños bosques de castaños, aunque la peculiaridad más interesante son los bosques de alcornoques. En la cara noreste de la sierra, llegando por el este desde Onda, por el collado de Ayódar, o por el sur desde Caudiel, cruzando la sierra, se encuentran los pueblos con encanto paisajístico de Ayódar, Villamalur, Torralba del Pinar y Fuentes de Ayódar.

Ayódar tiene un paisaje agreste con caminos que se adentran en la Naturaleza y que llegan hasta el Calvario o a Villamalur, Torralba y Espadilla. Fuentes como la Fuente Larga a los pies del castillo, áreas recreativas, piscinas naturales, barrancos, gargantas o cañones naturales son un escenario ideal para la práctica de actividades deportivas y turismo activo. Un paseo por el pueblo, de bello paisaje, permite ver la iglesia parroquial de San Vicente Ferrer del siglo XIX y estilo academicista valenciano, el palacio del Duque de Villahermosa, una torre de la antigua fortaleza y la torre campanario del antiguo convento de los Domínicos. Destaca la arquitectura autóctona de casas robustas y encaladas, en calles empinadas, adaptadas al terreno, de origen árabe.

Villamalur es un pequeño municipio situado en un fotográfico emplazamiento natural sobre un monte elevado sobre campos agrícolas y barrancos. En su término municipal el Alto del Pinar (1.047 m.) es una referencia entre bosques de pinos, alcornoques y encinas. Más del 75% del término es zona boscosa y accidentada. El origen árabe de esta población se corrobora con los restos de su castillo, de esta época. Se puede dar un agradable paseo por sus calles estrechas y concéntricas con casas de paredes encaladas.

Torralba del Pinar tiene un núcleo de población en cuya configuración se puede adivinar aún la huella árabe y restos de murallas medievales. Destaca la iglesia de la Transfiguración del Señor (ss. XVIII-XIX, guarda una cruz procesional del s. XV), el castillo de origen árabe y la ermita de Santa Bárbara. En su término se encuentran cimas de más de 1.100 metros (El Pinar), fuentes (Montalbanas, Viejas, Santa Bárbara y del Río), la microreserva del bosque del Tajar (bosque comunal) las masas pétreas de los Morrones de Gil, con una antigua mina de mercurio a sus pies, el Mirador del Romeral y restos de ingeniería militar de la Guerra Civil Española (casetas, trincheras…).

En Fuentes de Ayódar el valioso e interesante entorno natural permite descubrir al viajero, a través del senderismo, el paraje del Pozo Negro de aguas transparentes, el lentisco monumental de La Masà (200 años de antigüedad y 3,5 m. de altura), el río Chico y las fuentes de la Masà, del Río, del Zuro, de la Paciencia y del Cañar. En un tranquilo recorrido por su casco urbano aparece la iglesia de San Roque, el Ayuntamiento o la calle de Horno, un rincón de gran tipismo o los corrales de ganado antiguos.

Gastronomía: Es una gastronomía propia de zona de interior y montañosa mediterránea con protagonismo de productos naturales, carnes, las Ollas y también las setas y frutos del bosque. En Ayódar destaca la Olla Vegetal, buenas carnes y embutidos, dulces, pastas y pan de higo. En Villamalur la Olla de pueblo, la carne de caza, especialmente de jabalí y “les congretes” en fiestas. En Torralba del Pinar sobresale la Olla Típica, la Fridura de la jarra (conserva de cerdo de matanza en aceite de oliva), jabalí guisado y conejo en salsa y en Fuentes de Ayódar la Olla, la Fridura (con morcilla de cebolla de arroz, longanizas, otros embutidos y costillas y lomo de cerdo) el bollo de migas, “les congretes” y “les figues albardades”.

Cargando