¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

De Twitter al prospecto

Un prototipo desarrollado por la Universidad Carlos III permite filtrar los comentarios que se hacen en las redes sociales sobre efectos secundarios desconocidos de los medicamentos

Es un proyecto pionero en toda España para detectar qué decimos de los medicamentos que nos tomamos. Un equipo de investigadores del Departamento de Informática de la Universidad Carlos III ha desarrollado un prototipo que rastrea la Red, estudia el lenguaje que utilizamos y trata de crear una base de datos que relacione los medicamentos de los que se habla en Internet y los efectos secundarios que encuentran en ellos los pacientes

"La gente usa Twitter y blogs especializados para hablar de los medicamentos que toman", explica Paloma Martínez, una de las investigadoras. "Todos esos comentarios han de pasar por un estudio de un médico o un especialista, pero hasta ahora no hay un filtro que los agrupe en español". El proyecto ha sido ya presentado en un congreso científico en Suecia, pero todavía ha de perfeccionarse del todo: "son difíciles de traducir, por ejemplo, las abreviaturas que usamos en Twitter", nos reconoce la profesora Martínez. De momento, el proyecto ha trabajado sobre todo con ansiolíticos y antidepresivos.

En Estados Unidos, las farmacéuticas y los investigadores médicos disponen ya de herramientas parecidas para poder afinar más los efectos secundarios en los prospectos de los medicamentos. Algo que todavía no existe en español. 

Detección de malas prácticas

La creación de esa base de datos no es el único valor que los investigadores han encontrado al prototipo que han desarrollado. "Hemos visto que Twitter se utiliza también para el intercambio de fármacos. O que la gente realiza mezclas de fármacos muy peligrosas", añade la profesora Martínez. Al comentarlo en una red social, la máquina puede detectarlo y poner sobre aviso a quien persiga estas prácticas.

Cargando