¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Abierta 24 horas

La iglesia de San Antón, gestionada desde hace unos días por Mensajeros de la Paz, no cierra en ningún momento. Ofrece atención, café y hasta wifi gratis

Iglesia de San Antón abierta ya las 24 horas /

La iglesia de San Antón tenía poca actividad en los últimos años. La tradicional bendición de las mascotas cada 17 de enero la convertía siempre en noticia, pero la actividad posterior era prácticamente nula. Hasta que ha llegado Mensajeros de la Paz. El pasado mes de marzo comenzaron a gestionar esta iglesia por orden del nuevo arzobispo de Madrid, Carlos Osoro. Y desde entonces, en poco más de una semana, han revolucionado el concepto tradicional de iglesia.

San Antón está abierta las 24 horas del día. "Hay gente que viene a rezar, pero no todo es rezar. Necesitan acompañamiento y acogida. Tomarse un café. O dejar un café para que otro se lo tome". Quien nos cuenta los detalles de este nuevo concepto es el Padre Ángel, presidente de Mensajeros de la Paz que ha pasado este viernes por "La Ventana de Madrid". Además de esa compañía con café incluido, se ha instaurado un sistema de ida y vuelta en los cepillos. Se puede dejar dinero, pero también quien necesite para comida o cualquier otra necesidad puede cogerlo de allí

"No tenemos miedo de que nos roben. Tenemos miedo de que nos den demasiado. Las iglesias deben estar abiertas, hay demasiadas cerradas", añade el Padre Ángel. Tan abierta está que acoge a todo el mundo sin preguntar ideología, creencia o condición sexual. Hasta permiten el acceso con animales por todo el recinto. 

Iglesia 2.0

Mensajeros de la Paz ha organizado además un sistema tecnológico para modernizar los servicios que se dan en San Antón. Por ejemplo, las confesiones con tablet: "hay gente que oye mal y a lo mejor no se confesaba porque tenía que gritar. Ahora se puede hacer discretamente con la tablet", cuenta el presidente de esta ONG. También hay wifi gratuito y pantallas de plasma. Desde ellas se puede ver el Vaticano, pero también se conecta con servicios religiosos, con otros santuarios como el de Covadonga o se retransmiten las misas que se ofician allí para que puedan verlas enfermos que están en hospitales.

"El nuevo arzobispo no se esperaba encontrarse las misiones que hay que realizar en los suburbios de Madrid. Pero en el centro de la ciudad también hacen falta misiones. Hay mucha gente a la que le falta pan, techo y trabajo".

Cargando