Preocupación por el futuro de las conciertos con las residencias privadas

ARADE, el sector privado de la dependencia, teme que el cambio de gobierno reduzca los acuerdos que mantiene el Ejecutivo con sus 50 centros

ARADE, la Asociación Aragonesa para la Dependencia, teme por el futuro de los conciertos de plazas de residencia y su posible continuidad. Esta plataforma, sin ánimo de lucro, agrupa ya a 50 centros que ofrecen 3.200 plazas y dan trabajo a unas 1.000 personas.

Según la gerente de ARADE, Paquita Morata, estas pequeñas empresas están muy preocupadas por su futuro. A principios de 2015 se firmó el Acuerdo Marco con el IASS para concertar plazas, un acuerdo que concluye en 2.018. Los cambios políticos crean temor en el sector porque aunque tanto Podemos como PSOE se han comprometido a aumentar las partidas para la dependencia, Morata recuerda que tienden a "demonizar" el hecho de que sean empresas privadas las que presten los servicios.

Morata recuerda la importancia de estos centros, sobre todo en el medio rural ya que en muchas ocasiones las residencias son el motor de empleo de la localidad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?