¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

CURSOS DE VERANO

Joaquín Fuentes:“El autismo es un problema de salud pública y no de unas pocas familias”

El psiquiatra ha recalcado que no son discapacitados, sino ciudadanos, a los que hay que ayudar y apoyar

Joaquín Fuentes, del servicio de Psiquiatría Infantil y Adolescente, ha inaugurado el Curso de Verano de la UPV, “Servicios de apoyo para personas con Trastornos del Espectro del Autismo: presente y futuro”.

El autismo es mucho más frecuente de lo que se pensaba”, ha señalado el psiquiatra donostiarra que recibió el Tambor de Oro 2014. Según los estudios llevados a cabo en el año 2.000 se creía que 1 persona de entre 150 padece autismo. Hoy en día, sólo teniendo en cuenta los casos diagnosticados una de cada 68 personas tiene autismo, aunque la cifra asciende a una de cada 42 en lo que a varones se refiere. Esto significa que un 1% de la población la padece, es decir, la misma proporción que el Alzheimer.

El autismo aparece en el primer trimestre del embarazo, por lo que se ha apartado la idea de que el autismo es un gen. Si no, que el autismo son genes raros, diferentes combinaciones y variaciones que podemos tener cada uno de nosotros. Por esa razón, es algo tan común.

Las conductas se van manifestando durante la vida, por ejemplo, se suele decir que las personas con autismo no miran bien a la cara. “No procesan los datos que nosotros procesamos, tienen dificultades para la interacción social”. Otro ejemplo que Joaquín Fuentes ha aportado es que a las personas sin autismo se les activa una zona del cerebro al observar una cara, y otra zona al observar objetos. Sin embargo, a las personas con autismo se les activa la misma zona que se activa con los objetos cuando ven una cara.

Para diagnosticarlo hay dos formas, uno es visitando los hospitales, los centros de atención o de servicios, siendo el uno % en Europa. Hay otra manera, que es, en vez de coger casos diagnosticados, elegir una zona y barrer a todos los niños. Si se empieza pronto con el diagnostico, la vida es muy diferente para los niños pequeños que son identificados en el momento. Ya que no les cura, pero sí que consigue hacerles la vida más fácil.

Algunos de estos niños necesitan apoyos durante toda su vida, otros apenas lo necesitan.

Joaquín Fuentes ha hecho hincapié en cambiar la percepción de la sociedad respecto a estas personas. “No son discapacitados, sino ciudadanos. Hay que ayudarle y apoyarle para que desarrolle su proyecto de vida”. También ha recalcado la importancia de cambiar la de ellos, para que no se vean como discapacitados dependientes de otros. Para ello han hecho un decálogo, diez pautas para que se apoyen y que se han traducido a cuarenta y dos lenguas en el mundo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?