¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

OPERACIÓN PÚNICA

La trama Púnica trabajó durante diez años con el mayor usurero de España

El juez Velasco sospecha que el prestamista Antonio Arroyo intervino en una operación con el exdiputado José Miguel Moreno Torres

El prestamista Antonio Arroyo en una entrevista con La Sexta

Antonio Arroyo Arroyo es considerado como uno de los mayores prestamistas de nuestro país - denunciado por más de cincuenta familias -  y su nombre salió a la palestra cuando un hombre al que prestó dinero terminó suicidándose a finales de 2013. Fue el pasado siete de abril cuando Antonio Arroyo estuvo aproximadamente cuarenta y cinco minutos en el despacho del juez Eloy Velasco de la Audiencia Nacional, compareciendo como testigo en el marco de la investigación de la trama Púnica: ante el juez, afirmó haber realizado "ochenta o cien" operaciones con empresas ligadas a David Marjaliza, la mayoría relacionadas con las subastas judiciales, de Seguridad Social, de Agencia Tributaria y la compra de créditos. Desde 2001, hasta 2010, afirma que ha participado en “unos ochenta o cien”, no recuerdo, más o menos”, asegurando que ese año acabó su relación con Marjaliza y sus socios..

En su declaración como testigo, explicó que estos trabajos para empresas del grupo de David Marjaliza – al cual asegura haber visto apenas una o dos veces en su vida – empresas como Gimor Gestión SL, empezaron en el año 2001: “Contactaron conmigo porque querían hacer una subasta para unos amigos, y a principios del 2002 me llamaron para decir que podía trabajar con ellos para hacer subastas”.

La operación por la que se interesa el juez Eloy Velasco estaría relacionada con el exdiputado y exalcalde de Valdemoro José Miguel Moreno Torres, recientemente expulsado del Partido Popular por su vinculación con la Púnica: el juez sospecha que Arroyo participó en un préstamo de 270.000 euros para la compra de un chalet en Marbella que sería propiedad de Moreno Torres. Una operación que se habría hecho “para venderla rápido” ya que el entonces regidor de Valdemoro se iba a divorciar.

“Me alegra que use la palabra trapicheos”

Arroyo Arroyo, denunciado en varias ocasiones por asociaciones como Stop Estafadores, asegura no haber hablado con Marjaliza o con el propio Moreno Torres de esta operación, afirmando que él sólo espera “que me paguen”, explicaciones que no convencen al juez Eloy Velasco, que llega a preguntarle directamente si ejercía como testaferro. "Me alegra que use usted la palabra trapicheos", le dice el magistrado al testigo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?