Últimas noticias Hemeroteca

Antonio Lucas: "Mis santos han hecho más por la cultura que los que nos han vendido"

Acaba de publicar 'Vidas de Santos' con Círculo de Tiza

Jueves 22 de octubre, son las seis y media y estamos esperando al protagonista de la Sala L de esta semana sentadas junto a una mesa redonda en su tercera casa, en Visor. Es una librería que lleva más de 40 años abierta y siempre ha sido un lugar de encuentro entre poetas y novelistas españoles e hispanoamericanos. Chus Visor y Antonio Lucas son algo más que editor y poeta, son algo así como familia. Para entenderlo basta con verlos juntos, ya que da la sensación de que pueden comprenderse sin necesidad de hablar.

El padre de Antonio, el pintor José Lucas, ya era amigo de Chus, pero eso él no lo supo hasta más tarde. “Antonio era un niño, tenía 18 años y yo le veía en lecturas de poesía a las que iba él solo. Me veía un poco a mí mismo, porque yo había hecho lo mismo cuando tenía su edad”, nos cuenta Chus, que sigue viendo al escritor a menudo. “Nos tomamos un café, fumamos un par de cigarros en la puerta y cotilleamos un poco”, dice con cariño.

Chus acaba de llegar de México, pero ya le ha echado un vistazo a Vidas de Santos, el último libro de Antonio. Se trata de un recopilatorio de semblanzas ya publicadas en el diario El Mundo, un santoral lleno de seres extremos que vivieron al límite de las convicciones de su época. Prostitutas, adictos a las drogas, locos, mártires y poetas malditos llenan las páginas. “Yo no tengo ninguna fe religiosa en absoluto, pero desde luego sí creo que estos santos han hecho mucho más por la cultura y por la lucidez del ser humano que muchos de los que nos han vendido”, explica el escritor y periodista.

Sobre los personajes de su libro, Antonio reconoce que “hay quien fue muy valiente e hizo de su valentía una obra de arte y hay otros perfiles que son absolutamente profundos”. Mantiene que en todos ellos hay condición extraordinaria, que es que “fueron muy kamikazes y apuraron la vida hasta el último sorbo”. Charlamos sobre algunos de estos perfiles que no dejan indiferente a nadie. Es el caso, por ejemplo, de Gerda Taro, la primera mujer que retrató desde el frente una guerra. Nos fijamos también en Marga Gil, una madrileña que se obsesionó con Juan Ramón Jiménez hasta el punto de llegar al suicidio. Y recordamos al líder de los Sex Pistols, Sid Vicious, que a los 16 comenzó a pincharse heroína y a los 17 atracaba a jubilados.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?