Medio Ambiente

Greenpeace alerta de la mortandad de abejas a causa de los plaguicidas

En Doñana hay unas 300 especies diferentes, siendo la más numerosa la abeja de la miel. El CSIC advierte de que la pérdida de hábitat y el cambio climático perjudican a estos insectos

La organización ecologista Greenpeace y los apicultores están denunciando el uso de plaguicidas durante el periodo de la floración de los frutales de hueso, una práctica que está provocando la muerte masiva de las abejas, ya que en la floración es cuando estos insectos están más activos y buscan el polen. Andalucía y por tanto, la provincia de Huelva también participa en esta campaña para salvar a las abejas.

Las abejas son fundamentales para la polinización de los cultivos. De hecho, el 70% de los principales cultivos en España dependen de la polinización de los insectos. Es decir, su acción gratuita permite que los tomates o las fresas fructifiquen. Sin la acción de las abejas no habría fruto. Forman parte del ciclo de la vida.

Luis Ferreirim, responsable de la campaña de Greenpeace, ha lamentado que se usen los plaguicidas precisamente en el momento de la floración. Dice que la campaña lleva años ya y que se están viendo los resultados porque gracias a esta iniciativa se ha logrado que la Unión Europea (UE) prohiba el uso parcial de hasta cuatro plaguicidas. Pero el objetivo es que la prohibición sea total.

Lo que mucha gente desconoce es la gran diversidad de abejas que hay en España, donde se contabilizan hasta un millar de especies diferentes. Solo en el valle del Guadalquivir, en el espacio natural de Doñana, se calcula que hay unas 300 especies diferentes. Para hacernos una idea, el doble que de aves. La más numerosa es la abeja de la miel que es el epicentro de la campaña de Greenpece, pero hay muchas más familias de abejas (muchas son abejas solitarias) que también están en peligro, algunas en peligro de extinción. Como explica el Ignacio Bartomeus, científico del CSIC que participa en un proyecto europeo en Doñana sobre abejas, los plaguicidas son muy perjudiciales pero lo son también la pérdida de hábitat y el cambio climático. Este año han emergido muchas abejas por la falta de lluvias que probablemente morirán cuando llegue el frío y eso tendrá efectos en los años siguientes.

Para este científico es importante adoptar decisiones desde ya encaminadas a proteger a las abejas antes de que sea demasiado tarde.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?