Últimas noticias Hemeroteca

El especialista en amistad

Eduardo García /

La sala principal del Tanatorio de Las Quemadas se ha quedado pequeña esta tarde para despedir al poeta Eduardo García, fallecido el martes 19 de abril víctima de un cáncer. Un acto laico, en el que han intervenido familiares y amigos de Eduardo ha concluido con un poema, con la voz del propio poeta. Al finalizar, decenas de personas han esperado su turno para firmar en un libro de condolencias.

Eduardo García era “un especialista en amistad”, tal y como ha comentado en Córdoba Hoy por Hoy su amigo y también escritor Federico Abad. Los que han colaborado en este improvisado homenaje radiofónico al poeta, han querido destacar su defensa de la poesía y su intelectualidad, pero especialmente su bonhomía.

Por los micrófonos de Radio Córdoba han pasado poetas como Pedro Roso, al que desde el principio le llamó la atención “su extraordinaria curiosidad intelectual y poética”, “manifestaba una ansiedad de conocer y compartir esos conocimientos con los demás, porque era un buen conversador”, asegura. Para el músico Javi Nervio, que musicó sus poemas para presentar este trabajo junto a García en el festival Cosmopoética, también es momento de reivindicar “su faceta de roquero”, y ha recordado como en estos últimos meses el poeta había decidido sacarle aún más partido a la vida, por ejemplo haciendo sonar su nueva guitarra Gibson SG.

José Daniel García ha agradecido cómo Eduardo García le ayudó “a podar los poemas” de su primer libro. Y ha añadido un recuerdo muy reciente, del pasado sábado, cuando visitaron al poeta en el hospital. “Eduardo no solo tenía lucidez, sino la entereza para hacer bromas, reírnos y hacer un alegato en defensa de la sanidad pública”, ha añadido.

Pablo García Casado ha querido destacar como “en estos tiempos, decía sí a la vida, a disfrutarla, él que tanto pensó sobre la muerte y su obra leída con la distancia realmente nos invitaba a decir que tenemos que seguir”.

Joaquín Pérez Azaustre, a quien Eduardo García dedicó uno de sus poemas en Duermevela, reconocía que “nunca llegamos a asimilar esta arquitectura de contrastes que es la vida”. Azaustre recordó el viaje a Costa Rica que compartió con García, viaje en el que “se sentía cerca de su origen brasileño” y al que recuerda “muy contento, muy feliz, leyendo a todo el mundo”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?