VÍCTIMAS ETA

Una placa en recuerdo de Eduardo Puelles, la última víctima mortal de ETA

El hermano del que es la última víctima mortal de ETA en Euskadi asegura que sigue siendo necesario organizar estos actos de recuerdo y piensa que la placa debería haber sido colocada por las instituciones

()

Arrigorriaga reúne un año más a familiares y amigos de Eduardo Puelles, última víctima mortal de ETA en Euskadi.

El inspector del Cuerpo Nacional de Policía murió el 19 de junio de 2009 en el parking de Santa Isabel de Arrigorriaga, al explotar una bomba lapa que la organización terrorista había colocado en su coche.

En el séptimo aniversario de la muerte del inspector, quien dedicó su labor a la lucha antiterrorista, sus allegados se reúnen una vez más para rendirle homenaje.

El lema lo dice bien claro, "Edu gogoan zaitugu, ETA kanpora" y es que según su hermano, Josu Puelles, sigue siendo necesario organizar estos actos “para que no caigan en el olvido”.

Según el hermano del asesinado, el Gobierno de Urkullu, se ha limitado a “enfrentar el problema desde un punto ético y moral y olvida que se trata de una cuestión política”.

Josu Puelles tiene claro que si el proyecto por el que fue asesinado “Eduardo y otras 857 víctimas” es un proyecto legítimo y del que se sienten orgullosos muchos vascos, “realmente es que hemos perdido la batalla política contra el terrorismo”.

El acto comenzaba, como en años anteriores con una ofrenda floral, un discurso y diez minutos de concentración silenciosa. Como novedad, en este séptimo aniversario se ha colocado una placa con el nombre y apellidos del asesinado y el de la banda terrorista que lo hizo. Una placa que Puelles insiste “debería tener toda víctima de ETA y haber sido colocada por las instituciones”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?