¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

el pensador de xavi sidro

Calleja: Un tipo normal. Un entrenador extraordinario

Me gusta la gente normal. Mejor o peor, pero normal. Entrenadores, jugadores, directivos, periodistas, fontaneros, obreros, ejecutivos o arquitectos, me da igual, pero agradezco el trato diario con gente normal, cercana, agradable y amigable. En definitiva, gente con la que se pueda hablar más allá de la cantidad de ceros que tenga su cuenta corriente, de si vive en un piso, adosado o chalé, o de si conduce un Dacia, un Opel, un BMW o un Jeep. Gente que no te mira de arriba abajo como si de un bicho raro te tratases solo por no codearte habitualmente con los de su clase social.

Dicho así, suena exagerado, lo sé, pero si lo digo es porque en el mundo del fútbol por desgracia esto ocurre mucho más de lo habitual. Poderoso caballero es Don Dinero, poder tiene para distanciar a las personas y para aumentar un ego que más que situar a un individuo por encima de otro, aumenta el nivel de tontería de una parte de la sociedad.

He de decir que en doce años de profesión los he conocido de todo tipo, pero prefiero destacar a la gente normal. A aquellos que huyen de la idolatría para ser en su día a día un referente a seguir, entrenadores o jugadores: Garitano, Paco Herrera, Marcelino, Trigueros, Mario, Costa, Pina, Bruno, Asenjo, Nihat, Senna… me dejo a muchos. Puestos a pensar la lista es más larga de lo que podía imaginar en un principio. Igual no hay tanto engreído en los vestuarios como pensaba. Igual el fútbol está evolucionando. Vamos por buen camino, pues.

Pero a lo que iba, quiero añadir a este listado, la figura del nuevo entrenador del Villarreal, Javi Calleja. Ya era un tipo normal cuando fue parte de la plantilla semifinalista de Copa Europa, y sigue siendo un tipo normal, pese a que en cinco meses ha pasado de entrenar en División de Honor a Primera.

Un buen tipo, de los que coge el teléfono y responde mensajes, de los que se para a saludar, de los que dan los buenos días y caminan con los pies en el suelo pese a pasar del barro al cielo. Un técnico al que se le ve igual de cómodo en el banquillo de FACSA, del Clariano o del Wanda Metropolitano. Un tipo al que se le nota de entrada reservado, un tanto nervioso en las entrevistas a las que accede, eso sí, de buen grado, conocedor de que todo esto va con el cargo.

En definitiva, Calleja es una persona normal, creo un entrenador extraordinario, del que el tiempo dirá cual será su recorrido, aunque en escasos 9 partidos a mí me ha demostrado ser capaz de hacer mucho más que otros predecesores en su cargo. Ideas claras, planteamientos acertados, rectificaciones con la partida empezada y saber estar, siempre consciente del contexto en el que se mueve, y sin dejar de ser una persona normal que debuta en su cargo.

Le auguro un buen futuro a Javi. Espero que no cambie. Lo tiene todo para triunfar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?