¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EL VÉRTICE DE JESÚS LÓPEZ

Javier Moliner, el atípico

El Partido Popular de Castellón sigue siendo una caja de sorpresas, tenemos políticos de estas siglas para todos los gustos, desde los que han actuado en plena ilegalidad y están en la cárcel, hasta los que han mantenido y mantienen máximo poder autonómico, pasando por Javier Moliner. Y digo Javier Moliner porque el actual presidente de la Diputación Provincial ha dicho que no se presentará a la reelección al frente de su partido en el congreso provincial que se celebrará el sábado 3 de junio.

Moliner, con sólo 42 años de edad, ha sido el heredero del todo ex poderoso Carlos Fabra, fue también en un momento determinado la mano derecha de Alberto Fabra y desde hace ya varios años es la máxima figura del PP en la provincia de Castellón. Es cierto que tras la marcha “forzada” de Carlos Fabra, Moliner tuvo que apaciguar los ánimos internos e incluso tuvo que cortar alguna que otra cabeza, pero lo hizo poco a poco, sin forzar la máquina y sin utilizar de forma escandalosa el rodillo de su poder.

Y ahora, cuando tiene el partido en sus manos, cuando está toda su tropa más tranquila, cuando Begoña Carrasco se afianza en Castellón y Vicente Sales se postula como un gran líder, dice que se va, que deja la dirección de su partido a otros más “jóvenes” que él para que aporten nuevas ideas y nuevos proyectos. No quiere jubilarse en la política. Moliner se ha convertido, en caso de que no haya un trasfondo más profundo en su decisión, en el político “atípico” de nuestra provincia.

Da la sensación de que tampoco repetirá como concejal en el Ayuntamiento de Castellón, condición indispensable para optar a la presidencia de la Diputación en el caso de que el PP revalidara su victoria dentro de dos años. En fin, una salida discreta, pero extraña; una despedida que ha causado estupor incluso entre los miembros de su propio comité de dirección provincial. Ahora sólo nos toca esperar.

Cargando