¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EL VÉRTICE DE JESÚS LÓPEZ

¿Qué pasa con nuestros empresarios?

Estamos ya acabando 2016 y quería aprovechar los últimos días de este año para hacer algunos balances y reflexiones importantes sobre nuestra provincia, sobre nuestra gente. Hoy quiero escribir unas líneas sobre los comercios y de la situación representativa por la que pasan nuestros pequeños, medianos y grandes empresarios.

Hace unos días hemos visto la desaparición de Centre Ciutat Castellón, una asociación público privada que aglutinaba a muchos pequeños comercios de la capital. Una entidad que comenzó con mucho revuelo social, con muchas críticas políticas y con el apoyo, a priori, de muchos comercios. Hoy ya es historia, sin embargo su desaparición va unida a situaciones similares en otras ex organizaciones empresariales de la provincia.

Atrás queda la histórica PYMEC, una organización que tuvo una importancia notable en el tejido social y económico en la provincia. Nadie hubiese pensado hace una década que esta organización con cientos y cientos de asociados, con delegaciones en varias poblaciones, con premios anuales, con una revista propia, con representantes en muchos colectivos provinciales y autonómicos, etc etc, desapareciera como si hubiese sido todo un espejismo como si nunca hubiese existido.

Pero a la PYMEC hay que unir ahora la Confederación de Empresarios de Castellón, CEC, la patronal empresarial por excelencia de nuestra provincia. Huelga cualquier comentario respecto a la CEC, quién no conoce a esta organización, a esta confederación de asociaciones de empresarios, grandes, pequeños y medianos. Hoy la CEC está en plena fase de concurso de acreedores y ya veremos cuál es su futuro.

Y por último, pero que no es el último caso en la provincia, cito a la Asociación de Constructores de Castellón, una organización que tenía un amplio poder, que tenía un papel destacado en nuestra economía provincial pero que ha caído en el olvido, que sigue sin presidente y que ya no tiene ninguna representatividad, es como si el ladrillo se hubiese convertido en barro.

Cargando