Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

ARSENIA TENORIO

¿Qué es un coleccionista, un amante del arte o del dinero?

Cadena SER Alcázar de San Juan 14/09/2016 - 10:40 CEST

 

Lo cierto es que no me planteé esta pregunta hasta que me propusieron de asesora para completar ciclos de pintura contemporánea en una gran colección. Así fue como entré en contacto con el fondo y las formas de uno de esos genios que sabe sacar de cada etapa de su vida lo mejor y prepararse para que nunca le suceda lo peor.

La frase de R. Gómez de la Serna: ”Los genios son los que hacen mucho antes, lo que se va a hacer mucho después”. Es tan soberbia como veraz.

Los verdaderos coleccionistas suelen ser agresivos inversores- capaces de arriesgar al límite- en las facetas de su trabajo, pero en el arte actúan de distinta forma. La adquisición de un Gauguin, Cézanne, Picasso… no conllevan a pesar de sus disparatados precios ningún riesgo en las finanzas, muy al contrario, es salvaguardar con mayúsculas el capital en un valor más seguro que el propio oro, sin fluctuaciones. Y si se producen, siempre serían al alza.

Ellos están enamorados de sus obras, las miman, las disfrutan y las protegen. Sus piezas no son caprichos, son voluntades vivas. Compran en excelentes subastas y declaran cada pieza de sus colecciones, por ello las espertizaciones y todos los atributos legales están adecuadamente presentes para garantizar cada una de las firmas que representan. Nada que ver con otras actuaciones para encubrir dinero y la mayoría de las veces obras falsas.

Los ojos se educan- al igual que el oído o el gusto- siempre que la belleza, la buena música o el maravilloso sabor estén presentes casi de continuo en una vida. Quizá por esto llegan a poseer un desarrollado instinto para seleccionar lo que va a formar parte de su propiedad. Dice Oscar Wilde: “En el mundo mental, el genio se distingue del talento en que es intuitivo”. Y yo lo certifico. Cuando su dedo o sus cejas apuntan hacia lo que desean adquirir, hacen pleno en la diana. Más tarde irá su asesor a indagar, controlar y verificar.

Es decir, para nada esa mítica visión que se tiene del rico bobo que no sabe dónde plantar su dinero. “Y es que el dinero no es nada, pero mucho dinero ya es otra cosa”-reflexionaba Bernard Shaw-. Personalmente el conocimiento de esa diferencia me ayudó mucho a entender lo que oímos y a veces no encontramos explicación.

Arsenia Tenorio

Comentarios Normas

comentarios

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

Regístrate ¿Por qué registrarse?