Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar
ROMÁN OROZCO

Contra el silencio de los corderos

La escalofriante película El silencio de los corderos nos dejó, además de una brillante actuación de Jodie Foster y Anthony Hopkins, un título que viene muy bien para definir algunas situaciones. Por ejemplo, la ley del silencio que durante décadas ha impuesto la presidencia del PP a sus principales dirigentes.

De la calle Génova sale cada mañana el argumentario, en el que se detallan las consignas del día, que son repetidas cual papagayos por todos los dirigentes a lo largo y ancho del país. Nadie se salta la línea marcada. No se atreven. Reina el silencio de los corderos.

Pero las cosas están cambiando, por fortuna. En los últimos días, dos casos, el de José Manuel Soria y Rita Barberá, han colmado la paciencia de los jóvenes cachorros del PP que se encuentran en la segunda fila del poder. Los Casado, Maroto, Maíllos y Levy muestran públicamente su rechazo al intento frustrado de mandar al exministro al Banco Mundial y piden abiertamente la renuncia a su escaño en el Senado de la exalcaldesa de Valencia. Por el contrario, la secretaria general y presidenta del PP de Castilla-La Mancha, Dolores Cospedal, defiende casi en solitario a la exalcaldesa.

En el PSOE, a pesar de aquella frase de Alfonso Guerra, cuando era el poderoso número dos del partido, de que “el que se mueva no sale en la foto”, barones y dirigentes varios han expresado con mayor libertad y frecuencia su desacuerdo con algunas medidas de la dirección.

Estos días se discute sobre si el secretario general Pedro Sánchez debe o no pactar con Podemos y los independentistas catalanes para formar un futuro gobierno. Los presidentes regionales García Page, Fernández Vara o Susana Díaz han mostrado su desacuerdo con ese pacto. Han abierto el debate.

Algunos piensan que esas opiniones perjudican a los partidos. Pero muchos pensamos que peor es mantener el silencio de los corderos. El ordeno y mando del líder máximo.

Comentarios Normas

comentarios

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

Regístrate ¿Por qué registrarse?