Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

El pasado judío de la Primera Dama del Tercer Reich

Sale a la luz el oscuro secreto de Magda, la esposa y confidente de Joseph Goebbels

Retratode la familia Goebbels con Magda en el centro de la imagen

Retratode la familia Goebbels con Magda en el centro de la imagen / Revista Enigmas

El descubrimiento de este oscuro secreto ha sido posible gracias, una vez más, a la siempre caprichosa casualidad: el estudioso Oliver Hilmes ha dado con unos documentos perdidos durante décadas en los archivos de Berlín, mientras investigaba para dar forma a una biografía sobre la esposa del temible ministro de Propaganda nazi, Magda Goebbels, una ferviente seguidora de Hitler y el nacionalsocialismo, importante hallazgo para arrojar luz sobre el enfermizo antisemitismo del régimen de la esvástica que fue hecho público por el diario alemán Bild.

No obstante, hace más de 15 años otra publicación, la prestigiosa Der Spiegel, ya se hacía eco de aquel rumor, el de que por la sangre de la que fue bautizada y condecorada por el Führer como “la madre modelo del Tercer Reich”, corría sangre judía. Aunque no han tardado en aparecer las voces discordantes sobre que todo esto no sea más que un montaje, todo apunta a que los expedientes desclasificados arrojan información verdadera sobre el pasado de la confidente de Joseph Goebbels, uno de los hombres más temibles de todos los tiempos, cuyas campañas de persecución a los judíos allanarían el terreno para un derramamiento de sangre sin precedentes en los campos de Europa.

Magda junto a Hitler

“Yo decido quién es judío y quién no lo es”. Esta contundente frase, probablemente apócrifa, se atribuye al orondo mariscal del Reich nazi Hermann Göring. A la vista de lo que venimos hablando, no le faltaba razón. Y es que en un régimen sanguinario que hizo del antisemitismo su razón de ser, tener ascendencia hebrea –algo que no sólo era considerado una aberración en el marco del Partido sino que se convirtió prácticamente en delito tras la aprobación de las deleznables Leyes de Núremberg en 1935–, no impidió a más de uno y a más de dos sacar provecho de la nueva situación, e incluso, como es el caso de Magda, abrazar con más que fervor la causa nazi. Fueron los menos, teniendo en cuenta que para un judío con dos dedos de frente un nazi no podía ser sino un criminal o un loco.

Indagaremos en el pasado de Magda, su origen y su matrimonio anterior con el industrial Herbert Quandt, que se enriquecería, como muchos otros, a instancias de Hitler y su política, y también cuál fue el trágico destino de su supuesto padre biológico, el judío Richard Friedländer, así como el final de la propia Magda y su marido junto al Führer en el búnker de Berlín cuando la Alemania nazi estaba a punto de colapsar en mayo de 1945.

Sin embargo, este caso no fue el único: la sombra de una mácula hebrea planea sobre la biografía del propio Adolf Hitler y su padre Alois –teoría que defienden algunos historiadores pero que refuta la gran mayoría–, o el caso de Reinhard Heydrich, el segundo hombre más fuerte de las SS tras Himmler, cuya abuela Sarah era judía, secreto que conocían otros gerifaltes del régimen y que generó, paradójicamente, un mayor odio hacia los judíos del que sería nada menos que artífice de la Solución Final, el Holocausto.

Esta semana, en nuestra sección de Misterios de la Historia, volvemos a hablar con Óscar Herradón, redactor jefe de la revista Enigmas, sobre este espinoso asunto que se aborda en las páginas de la publicación de forma extensa.

Comentarios Normas

comentarios

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

Regístrate ¿Por qué registrarse?