34 años sin suministro de luz y agua: Así viven mil vecinos de Mejorada del Campo

Pagan sus impuestos, pero la situación de las urbanizaciones El Tallar, Villaflores y El Balcón ni se arregla ni tiene visos de solución

Vecinos de El Tallar, Villaflores y El Balcón se manifiestan en la Plaza del Progreso de Mejorada del Campo /

Un millar de familias de Mejorada del Campo sigue, más de treinta años después, sin suministro normal de agua, luz o servicios básicos. Pagan sus impuestos, pero la situación de las urbanizaciones El Tallar, Villaflores y El Balcón ni se arregla ni tiene visos de solución lo que ha vuelto a provocar la movilización de los mejoreños afectados.

Desde este lunes, se manifiestan en la Plaza del Progreso para exigir, como mínimo, medidas provisionales que les doten de unos servicios mínimos hasta que las administraciones decidan poner fin al conflicto. Esta situación empezó en 1982, cuando los vecinos compraron sus parcelas a un promotor con la falsa promesa de que contarían con todos los suministros básicos.

34 años después, no tienen apenas suministros ni servicios como explica Vicente, uno de los afectados: "Tenemos agua muy escasita y unos generadores que se van cuando Dios quiere. Pero pagamos todo lo que hay que pagar. El Ayuntamiento no nos da nada. Tenemos farolas que funcionan con nuestro generadores. Ni siquiera nos llega el correo a nuestras casas".

Se trata de una amplia zona de Mejorada plenamente consolidada pero sin regularizar. Y aunque se inició la regulación urbanística de los terrenos hasta en dos ocasiones, la Comunidad de Madrid decidió en los años noventa construir el vertedero de Nueva Rendija en San Fernando de Henares, lindando con este suelo de Mejorada del Campo.

"Queremos lo básico y que el Ayuntamiento dé permiso a Unión Fenosa para que instale los contadores en nuestras casas", añade Vicente. La autorización no llega para unos vecinos que ya se han reunido con los actuales gobiernos tanto de Mejorada como de la Comunidad de Madrid.

La única solución que ofrecen, por ahora, es realizar un nuevo estudio medioambiental lo que podría suponer más años de espera. Los afectados piden medidas cautelares excepcionales para obtener los suminitros, especialmente el suministro eléctrico, mientras las administraciones estudian el caso y toman una decisión

El conflicto, casi treinta y cinco años después, no tiene visos de solución a corto plazo. Algo que los cientos de afectados se resisten a aceptar. Este lunes se han manifestado por primera vez y lo harán todos los días durante tres horas hasta el 19 de octubre en la Plaza del Progreso.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?