¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Hinchapelota de Vera Luque

La opinión sobre la actualidad del Cádiz CF del conocido autor de carnaval.

José Antonio Vera Luque, conocido autor de Carnaval, nos deja su opinión todos los jueves en SER Deportivos Cádiz en su sección llamada "El Hinchapelotas"

Hubo una época milagrera que todos los puretas del lugar recordamos, en las que, militando en Primera nos colábamos en el mes de Marzo en coma profundo, pero con la primavera trompetera el equipo renacía y llegaba a la noche de San Juan salvado. No sin antes dejar los miocardios cadistas a pique del repique. Pero se ganaba allí, se remontaba aquí, y si hacía falta tandas de penalties, pues tandas de penalties que te crió…pero nos salvábamos. Las resurrecciones solían coincidir con la llegada de algún pelotero, encargado de asumir el papel de revulsivo, y que además solía ser cedido o sucedáneo, por lo que se le cogía mucho cariño en dos meses, pero era un pa ná porque después de hacernos ilusiones para adoptarlo una vez conseguido el objetivo, los gachones volaban a otros equipos, y nos quedábamos con toda la cara partida. Eran los casos de Dertycia o Tilico, que apenas jugaron medio curso aquí, pero acababan de pichichis del equipo, y de ídolos eternos de la grada. Después se intentó con un tal Macedo que salió rana, u otros que estuvieron algo más de tiempo, fueron beatificados por la grada, pero no lograron objetivos, como Zárate o Lucas Lobos. Llegaban a mitad de temporada y calaban en el cuore del afionado. Bueno si calaban.

Los expertos cadistólogos, llaman a esto el efecto “Mister Proper” (es mentira, me lo acabo de inventar, pero mola). Ya saben ,el apodo del divino calvo Dertycia, que fue el primero capaz de enderezar la curva descendente de un Cádiz desahuciado allá por los principios de los 90.

El año pasado el efecto Mister Próper no vino del otro lado del charco. Vino del País Vasco…ya saben,…Aketxe. Y este año, si algo nos ha faltado para estar ahora mismo en lo alto del tablón, aparte de un delantero centro colándolas todas como Ortuño, ha sido ese efecto con frescura de limón. Los Reyes Magos no nos trajeron carbón, pero tampoco la Play Station. Se quedaron en colonia, calzoncillos y calcetines. Regalos estandar que echan el cable para el día a día, que son necesarios, pero que no suben el escaloncito que nos hubiera hecho falta para estar ahora mismo echando números para saber en qué jornada sería el baño en la fuente. Pero no preocuparse,que así, ahora sabemos cuando será seguro: el día del último partido del playoff. Al loro.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?