Últimas noticias Hemeroteca

El Hinchapelota de Vera Luque

La opinión sobre la actualidad del Cádiz CF del conocido autor de carnaval.

Joée Antonio Vera Luque da su versión de la actualidad cadista en "El Hinchapelota" /

José Antonio Vera Luque, conocido autor de Carnaval, nos deja su opinión todos los jueves en SER Deportivos Cádiz en su sección llamada "El Hinchapelota

Que tranquilidad que esta noche jugamos fuera, oiga. Acudir al Carranza últimamente es tan peligroso para el miocardio como fumarse dos paquetes de Ducados al día. Todo es fiesta y cachondeo hasta que el Cádiz marca. A partir de ahí, comienza una película de miedo que ríase usted de la nueva esa de la monja que están anunciando. Ya no sabe uno si celebrar el gol del Cádiz apretujando al compi de butaca, o echándose la mano al bolsillo para sacar el Lexatin correspondiente. Los tres últimos partidos han sido un calco: Tenerife (la temporada pasada), Almería y Oviedo. Golito y a pasarlo mal. La parroquia clamando por el anti fútbol en el minuto 90. Son esos momentos del partido en los que las disciplinas más valiosa y más demandadas por la grada son el patapúm parriba y la pérdida de tiempo en el suelo, como si en vez de un empujoncito del rival, el futbolista se hubiera llevado una puñalá en el estómago. Ahí, cuando se degrada el taconcito y el pase al hueco arriesgaete, y cuando la parcela más valiosa del campo rival no son las porterías, sino que son las esquinas, donde caracolear y perder el tiempo que haga falta. Se nos olvida el tiki taka, y nos convertimos en un equipo de la Regional Preferente escocesa. Conviá al que sea capaz de sacar la pelota del campo.

Pero lo que es la suerte, oye. Bueno, la mala suerte. Si con el Almería, el paseo por el alambre terminó alegremente, con Tenerife y Oviedo, la movida se tornó trágica. Goles imposibles, de rebote, en los que quizás no haya que culpabilizar a los protagonistas del momento, portero o defensa, pero sí buscar como causa del desastre a la vanguardia amarilla, al gestionar mal esos minutos de basura, con centros a la nada, con ausencia de maldad, sin ese espíritu de fútbol malage que se necesita en ese momento. Con todo y con eso, el sangangui estuvo con el Cádiz, y por ello se nos escapó un play-off y dos puntos ante el Oviedo que sabían a patata.

Hoy nos ahorramos el sufrimiento en el Carranza. Ignoro si sufriremos en casa en el sofá, o en el bar con los amigos. Aunque el sufrimiento con una birrita y un quesito así cortaíto a triángulitos, es menos. Y si el Mallorca nos empata en el 94, siempre nos queda la posibilidad de darle un meque al mando a distancia y poner del tirón el Sálvame o el primer placebo que aparezca en la caja tonta. Que siempre es mejor que te empaten fuera a que te empaten en casa. Más que na por no aguantar el coche de línea de vuelta lleno de cadistas con caratonto. Yo el primero.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?