¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Hinchapelota de Vera Luque

La opinión sobre la actualidad del Cádiz CF del conocido autor de carnaval.

José Antonio Vera Luque, conocido autor de Carnaval, nos deja su opinión todos los jueves en SER Deportivos Cádiz en su sección llamada "El Hinchapelotas".

La llegada de Jona ha puesto nervioso a más de uno. En el subconsciente aún pululan las imágenes de ese Cádiz que traía un resultadazo del Carlos Tartiere, de esa tarde en la que por fin, después de treinta años, íbamos a celebrar un ascenso en Carranza. Y del palo posterior. Y del desbarajuste matutino con el Athletic B, y de los futbolistas de aquella plantilla, de los cuales aún conservamos a alguno. Es como si rebobináramos a ciertos momentos de la vida de uno, que mejor no recordar, como cuando ves tus fotos en las excursiones de tercero de BUP, con barrillos en el cutis, la pelusilla en el bigote y el polvorón propio de la época. Ni siquiera llevábamos camisetas de marca glamourosa, como ahora, sino que el Cádiz vestía una elástica del montón, de las que no se recuerdan. Y ante esa maldita nostalgia nos olvidamos que Jona fue uno de los que más dio la cara en aquel play-off maldito. De hecho, marcó tres de los cuatro goles del Cádiz en la eliminatoria. Y se hinchó durante la liga regular. Más de uno en su momento no lo hubiera cambiado por Güiza, y de hecho, se marchó a Segunda División A, porque todos teníamos el concepto de que Jona, era futbolista de plata, más que de bronce.

Nos viene un futbolista que fue de la casa, que se portó bien con el equipo, y que viene después de dos años jugando en la categoría, y marcando goles. Conoce de sobra el vestuario, el túnel y hasta donde tiene que aparcar el coche para ir a Carranza, y para colmo empieza a ser perro viejo en la división de plata, donde ha jugado unos cuantos años, y además ha aparecido de refilón en la tabla de goleadores,o sea que la teoría la lleva de lujo. La práctica ya veremos, pero da la sensación de que igualmente.

Es la constante desconfianza en la gente que llega. Se dudó de Oli, se dudó de Güiza, y ambos nos regalaron chicharitos que nos ascendieron en su momento. Éste ya demostró en su momento que valía. Quizás no estuvo en el momento exacto, y en el lugar adecuado, pero ahora es otra historia. Hemos cambiado para bien. Confiemos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?