¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Reportaje - 90 años de Radio Cádiz

Un mar de mástiles

Radio Cádiz accede a los archivos que desvelan cómo era el puerto gaditano hace 90 años

Una lupa resalta una de las estadísticas de los archivos de 1925 del puerto de Cádiz / ()

Hace 90 años también sonaban las gaviotas junto al muelle. Y se descargaba el pescado de los barcos. Hay sonidos de este puerto de Cádiz que no han cambiado. Aunque hayan pasado nueve décadas. Pero en todo este tiempo muchas cosas sí se han transformado. Y esos cambios están en la memoria de gaditanos como Francisco Ponce, 95 años, trabajador incansable de la Aduana, centinela de la memoria de este puerto. "El mar estaba lleno de palos, como si fuera un bosque de mástiles", asegura. Ponce ha sido testigo de todo lo que ha acontecido en el puerto de Cádiz durante los últimos años. Y su memoria queda avalada por los documentos que ha conseguido abrir Radio Cádiz: los archivos que guarda la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz y que permiten descubrir cómo era y cómo funcionaba el puerto de Cádiz en 1925. Justo el mismo año en que empezó a emitir esta radio. Navegar por estos archivos es como hacer un viaje en el tiempo. A través de un mar de mástiles.

Las estadísticas del puerto de Cádiz muestran con precisión lo que se movía en sus muelles. Por ejemplo, en 1925 entraron 16 kilos de mármoles de objetos labrados; 722 kilos de botellas y frascos esmerilados, 10 kilos de pieles de abrigo. Y salieron más de dos millones de kilos de vidrio hueco y 8.000 kilos de garbanzos.

El archivo del puerto de Cádiz guarda con mimo el recuento exacto de cuantos kilos se movieron entre los barcos y los muelles. En 1925 la EAJ-3 empezó a emitir por primera vez y se convertía en la tercera radio de España. Aquel año en Cádiz entraron por vía marítima toneladas de carbón, petróleo, azulejos, baldosas, calderos, vehículos, las primeras pilas eléctricas, relojes... Está todo en estos tomos que ahora ven la luz.

La estadística revela que en 1925 la mercancía que más se movió en Cádiz, con más de 28 millones de kilos, fue el carbón. Lo explica el historiador Juan Torrejón. "No sólo servía para el consumo, sino que fundamentalmente era para combustible de los barcos de vapor", detalla. Entonces el depósito franco, abierto en 1914, era la principal fuente de empleo de la ciudad.

Al contrario que ahora, en 1925 no existían contenedores ni remolcadores, la mercancía se cargaba y descargaba prácticamente de forma manual. Eso generaba mucho trabajo. Tanto que los muelles muchas veces estaban atestados de personas que esperaban coger algo de faena.

Los archivos de la Autoridad Portuaria desvelan que en 1925 se distinguía entre tipos de barcos: los de guerra, los de recreo y los mercantes, y aun existía diferenciación entre los buques de vela y los de vapor. En 1925 entraron en el puerto de Cádiz 1.746 buques mercantes y salieron 1.625. Hubo 10 buques de recreo de entrada y salida, y también se notaba en las aguas de la Bahía el latente repunte bélico años después de la primera guerra mundial y poco antes de la segunda. Al puerto de Cádiz entraron 116 barcos de guerra y salieron 107 sólo ese año.

Comparando esos datos con los de hoy, los muelles gaditanos acogían entonces muchos más barcos de mercancías porque en el último año contabilizado, 2015, no se superaron los mil barcos y apenas los 30 militares. Lo que sí ha cambiado es que ahora hay mar barcos de recreo. 300 cruceros tocaron Cádiz el pasado año.

Los de 1925 eran, claro está, barcos muy distintos de los de ahora. Más pequeños y menos capacidad de transporte. Por eso, aunque hubiera más barcos, se movía menos mercancía.  El tonelaje de los mercantes en el puerto de Cádiz en el año 1925 fue poco más de cuatro millones, y en 2014 fueron 26 millones. Respecto al volumen de tráfico, en 1925 se contabilizaron 235.227 toneladas y en 2014 fueron 3,5 millones de toneladas. La exportación era superior a la importación. Ahora también, aunque en menor proporción. La clave de este salto cualitativo han sido los contenedores, cuyo invento cambio para siempre el transporte marítimo y portando la actividad en los muelles, como cuenta la profesora María del Mar Cerbán. "El punto de inflexión fue la creación de los contenedores, inventados por un camionero a mediados de los años 50, porque hasta ese momento no había una forma unificada de mover las mercancías".

Para el desarrollo del puerto de Cádiz ha sido fundamental el evitar lo que el profesor Francisco Piniella llama un "monocultivo", sino que los muelles gaditanos han convivido durante estos últimos 90 años la triple actividad de las mercancías, la pesca y los pasajeros. El número de pasajeros en 1925 fue 38.886. En 2014, la cifra ascendió a 401.797 pasajeros, incluidos los cruceristas y el pasaje de Canarias,

Y aunque la actividad haya sido la misma, veteranos profesionales del mar como Francisco Ponce recuerdan que todo entonces era distinto. Por ejemplo, las mercancías que ahora quieren llevarse a una nueva terminal, alejada de la ciudad, llegaban hasta la misma plaza de San Juan de Dios. Y, en cambio, los turistas, a los que ahora se busca acercarles a la ciudad con una atención a pie de muelle, se quedaban fondeados en Rota

El profesor Piniella recuerda que en 1925 predominaba la sensación de la nostalgia, la de aquellos que hablan vivido más recientemente cuando Cádiz fue centro del comercio del mundo- Una sensación que también domina ahora en la comparación con el desarrollo de otros puertos vecinos. "Algeciras ha pasado en estos 90 años de ser un puerto de pueblo a convertirse el primer puerto en movimiento de contenedores de España y casi del sur de Europa", detalla el profesor, quien atribuye este éxito a su mayor calado.

Pero ni entonces ni ahora el puerto de Cádiz se ha detenido. Los valiosos archivos de la Autoridad Portuaria muestran cómo los muelles recibieron metales preciosos, carburadores, papel, cartón, y otros materiales tan concretos como relojes despertadores, películas fotográficas y una caja de microscopios. Y de aquí salieron frutas, tejidos de seda, aves de corral, harina de trigo, agua mineral y papeles de música. Lo dicen los archivos y lo refrenda el historiador Juan Torrejón. "Históricamente el puerto fue antes que la ciudad e, históricamente, lo que ha sido Cádiz ha sido la historia de su puerto".

90 años después las gaviotas siguen sonando en el puerto de Cádiz. Viendo pasar las mercancías, sus pasajeros, el pescado. Viendo pasar la vida entre este mar de mástiles.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?