Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

"No podré volver a contarlo", dice la faberense que acusa a su expareja de intento de homicidio

La mujer ha acudido al los servicios sicológicos y forenses de los Juzgados de Ponferrada, en donde ha prestado declaración y a los que será trasladado el detenido

La mujer ha acudido al servicio forense y de apoyo sicológico, en los juzgados de Ponferrada

La mujer ha acudido al servicio forense y de apoyo sicológico, en los juzgados de Ponferrada / Radio Bierzo

Se lamenta por haber denunciado. Asegura que "no habrá otra oportunidad". Cree, ha explicado a Radio Bierzo, que si su presunto maltratador no vuelve a prisión se convertirá en una víctima más de las que conforman la lista de fallecidas por violencia de género.

Lágrimas en los ojos, un relato corto y entrecortado por mensajes de temor, es lo único que puede narrar sobre el tremendo episodio que asegura haber vivido después de que dos individuos la cogiesen en su domicilio de Fabero. "Había puesto el dispositivo de seguridad a cargar, por eso cuando me asaltaron a la puerta de casa no lo tenía". Eran dos individuos, pero la mujer de 36 años  no cree que él fuese uno de ellos, lo que justificaría la circunstacia de que la pulsera que llevaba el presunto agresor haya registrado por satélite que en ningún momento salió de su domicilio en Bembibre.

Abrazada a su abogada, la mujer detiene sus declaraciones para decir "ya no puedo más, quiero que me deje en paz. Me animaron para denunciarle. No tenía que haberlo hecho. Yo soy la que recibo las palizas, la que soporto que me vejen y la que tengo que aguantar que sólo me protejan si tengo que pasar por el hospital".

la mujer maltratada se abraza a su abogada, emilia esteban

El temor de esta mujer que en el último año ha sido víctima de malos tratos en otras ocasiones, recrimina sin pensárselo al juez que negase el reingreso en prisión el sábado de I.R., de 35 años. "No quiero hablar con su Señoría. El vió los mensajes escritos y de voz en los que incluso había contenido obsceno". 

"Si no me protegen, no volveré a poder contarlo".  Lo dice, a pesar eso sí de que se le informó  expresamente de la conveniencia de que no saliese a ningún lado sin él.

El dispositivo que se entrega a una víctima de violencia de género salta en el momento en el que el presunto agresor se acerca a  ella a unos 200 metros, algo en lo que confió el Juez del nº 5 de Ponferrada para matener los sistemas de prevención sin tener que decretar la vuelta a la cárcel del presunto agresor.

"Lo peor de todo no es el daño físico, ni siquiera que te hayan echado un líquido corrosivo en la vagina. Lo peor de todo- mantiene- es el recuerdo de su risa mientras te baja los pantalones delante de otros dos desconocidos y te recuerda que estás allí, porque nada, ni una pulsera, puede impedirlo".

La faberense lamenta que la  Justicia garantice una protección que ella no considera efectiva y sobretodo que es inexistente para las personas que la rodean. Por eso pedirá también protección para su hijo, un menor de 11 años que "no tiene por qué tener que marchase de su casa. Ni él ni yo. Que se lo lleven a él, sentencia".

Comentarios Normas

comentarios

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

Regístrate ¿Por qué registrarse?