Asier Santana recuerda la última victoria al Atlético

El actual técnico del Real Unión dirigió a la Real Sociedad en la visita del equipo colchonero hace dos temporada, como puente entre Arrasate y Moyes. Ganó 2-1 al Cholo Simeone

Asier Santana saluda al Cholo Simeone en el tunel de vestuarios /

Asier Santana es el actual entrenador del Real Unión. Un técnico forjado en la cantera de Zubieta que ahora busca el ascenso a Segunda con el histórico club irundarra, pero que realmente es conocido y recordado por ser el entrenador de la Real Sociedad que ganó por última vez al Atlético de Madrid en Anoeta. El club colchonero es el conjunto que más veces ha ganado a la Real en San Sebastián desde 2010, el último ascenso a Primera txuri-urdin. Pero en 2014, un 9 de noviembre, el Cholo Simeone perdió contra un técnico desconocido para el gran fútbol.

La Real ganó 2-1 contra el Atlético de Madrid, en una victoria de lo más inesperada. Por el contexto con el que afrontaba el partido el equipo donostiarra. Asier Santana se hizo cargo esa misma semana del primer equipo realista, después de la destitución de Jaboga Arrasate y a la espera de que David Moyes aceptara la oferta de Jokin Aperribay para hacerse cargo del vestuario profesional. El Cobsejo de Administración le ofreció la 'patata caliente' al entonces entrenador del equipo filial de la Real, el Sanse. Santana estaba haciendo una gran temporada en Segunda B, y aceptó dar ese paso. Hasta el momento es el único partido que ha dirigido a la Real en Primera. Y lo ganó. El 4 de noviembre, sólo cinco días antes del partido, la Real anunciaba que sería Santana que dirigiría a la Real contra el Atlético. La jugada le salió. redonda. "El recuerdo es agradable y bonito, después de haber pasado os aos. Fue una situación complicada, estábamos para ayudar al primer equipo y lo afronté con toda la ilusión del mundo, y fue muy gratificante, más que fuera una patata caliente. Tenía muchas ganas de ayudar a la Real, que estaba en muy mal momento, el club nos había dicho que estaba Arrasate ya fuera y que esperaban al nuevo entrenador, y no dude en poder ayudar, y muy contento por cómo salió", recuerda el entrenador de Idiazabal.

Después de esa victoria, y aunque parecía haberse ganado la confianza del Consejo para seguir al frente del primer equipo, llegó David Moyes. El escocés quiso que Santana, tras su brillante triunfo ante Simeone, se quedara como uno de sus ayudantes, como el entrenador de la casa, que conocía el idioma y a los jugadores para comunicarse con ellos. Tras la destitución de Moyes, Eusebio siguió con Santana dentro de su cuerpo técnico, a pesar de traer su propio segundo entrenador. Pero este verano, el entrenador vallisoletano pidió un cambio en el organigrama y eso afecto a Santana, al que la Real reubicó en el Real Unión, sustituyendo a Aitor Zulaika, que ahora está en el filial realista. El equipo donostiarra ayuda economicamente al irundarra y tiene esa posibilidad. Desde entonces, Santana dirige al Real Unión en el grupo II de Segunda B, donde lucha por mantenerse en la parte alta, pero reconoce que mucho lo recuerdan, sobre todo, por aquel partido contra el Atlético, el único que ha dirigido en Primera. "Es el partido que más repercusión ha tenido en mi carrera, y es normal que se me recuerde por eso. Espero que en el futuro no se me recuerde sólo por eso, sino por una trayectoria, sabemos que la Primera es una cosa, ganar al Atlético tiene repercusión, es bonito, pero no pierdo la cabeza, porque fue un partido y lo que más me gusta es entrenar día a día", dice con una sonrisa.

Santana trabajó a las órdenes de Eusebio, le respeta y sabe cómo entrena y cómo prepara este tipo de partidos, por lo que no se atreve a darle consejos. "No, no. Eusebio sabe de qué va esto y tiene muchas horas de vuelo, el equipo lo tiene bien preparado. Y hay que tenr confianza de que los jugadores darán un paso adelante y están en buen momento y tenemos que tener confianza". Y también tiene dudas de si lo que hizo en 2014 puede servir para volver a ganar al Atlético. "Habotualmente veo todos los partidos que puedo del rival, y recuerdo que dormí un poco menos de lo normal, para darle mensajes claros a los jugadores para ayudarles. Y la semana la preparé como si estuviera en el Sanse. Pero ahora todo es diferente, los jugadores están en otro momento, y el Atlético es diferente, entonces pensé que de esa manera podía ayudar, lo hice como me salió de dentro, pero comparar ambas situaciones no tiene sentido". Sea como fuere, Santana se ganó entonces el crédito de, por lo menos, ser escuchado. Realista confeso, este sábado no podrá ver el partido en Anoeta, como le gusta siempre que puede. Su Real Unión juega, curiosamente, a la misma hora en el Stadium Gal contra el Bilbao Athletic, casualidad otro equipo rojiblanco. Seguro que luego pregunta por la Real.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?