¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

ÚLTIMA HORAUna furgoneta atropella a varias personas en Las Ramblas de Barcelona

La polémica por la sanidad comienza así a pasar factura

El enfrentamietno interno entre los sanitarios está afectado directamente al servicio prestado al usuario. El conflicto está generando dudas y pérdida de confianza en el sistema

Hospital del Campus de la Salud de Granada. /

El proceso de fusión hospitalaria, que fue diseñado como teórica mejora, se convierte en un problema para Granada con múltiples aristas. Las más graves, el malestar y hasta enfrentamiento entre profesionales sanitarios que comienzan a pasar factura a la atención al paciente. De la hipotética mejora no solo se ha pasado a sospechar de un recorte encubierto, sino a una fractura profesional y hasta social que ya se deja notar en el servicio sanitario y en la pérdida de confianza hacia el mismo.

Además de la profunda discusión social existente en Granada sobre el problema; las distintas versiones existentes sobre el eslogan reivindicativo de "dos hospitales completos"; además de los distintos foros existentes de discusión y presión; y hasta las denuncias más o menos públicas contra medios de comunicación por no hacerse eco solo de la opinión de una parte; el problema está pasando factura en el día a día de los hospitales.

Radio Granada ha comprobado, como confirman además distintas fuentes, que pacientes que podrían ser atendidos perfectamente en unas urgencias son enviados a otro hospital sin motivo aparente, lo que en algún caso podría dar idea incluso de un boicot a la nueva organización. Además, el servicio sanitario comienza a verse afectado por un claro distanciamiento entre profesionales. Distanciamiento que, en ocasiones, es clara rivalidad o enfrentamiento que afecta al día a día del servicio.

Partidarios de la fusión y contrarios a este proceso coinciden en indicar a esta emisora que la sanidad granadina necesita mejoras inmediatas, como es el caso, entre otros, de los servicios de urgencias, con más personal y medios. Esto se mezcla con la constatación de que la fusión ha conllevado la pérdida de importantes privilegios en estatus, en condiciones laborales y hasta en sueldo para decenas de profesionales sanitarios.

Numerosos profesionales del sector consultados por esta Redacción reconocen que la reivindicación de una mejor sanidad para Granada, que es unánime, se ha mezclado con las necesidades claras de una mejor organización sanitaria (fruto de la fusión) y el malestar de distintos grupos que han podido ver perjudicado su 'status quo' por el proceso.

Profesionales sanitarios reconocen que ese malestar ha generado en los últimos meses el caldo de cultivo para dar la impresión, más allá de los graves problemas existentes en el día a día, que la sanidad granadina es un caos absoluto. En algunos casos y en determinados servicios, el caos puntual es real.

Lo peor, coinciden todas las fuentes consultadas, es que algunos profesionales han trasladado ese malestar al paciente, afectando a la atención; y se ha generado, como círculo vicioso, un malestar entre los usuarios que, algunas veces, perjudica a la relación con el sanitario.

Todo esto, como causa y como consecuencia, se ve agravado estos días en Granada con un clima de enfrentamiento incluso social en la ciudad; con denuncias de manipulación hacia los medios de comunicación; y hasta con enfrentamientos o luchas de poder entre plataformas, partidos políticos, sindicatos, asociaciones y profesionales.

Cargando