El Cristo que no pudo ser

Radio Palencia entrega este miércoles sus premios SER Palentino con una recreación del proceso de la creación del Cristo del Otero

Maqueta que expresa la idea original que se planteó el escultor Victorio Macho a la hora de crear el Cristo del Otero. /

La túnica será de cemento armado revestido de cerámica de reflejos metálicos que formarán un gran mosaico. La cabeza, los brazos y los pies, de bronce. Los ojos de marfil y mármol azul pulimentado. Su altura será de más de 20 metros…” Así ideó el escultor palentino Victorio Macho en su origen el monumento del Cristo del Otero. El problema es que para hacer realidad esa escultura hacían falta 187.000 pesetas de las de entonces. Una fortuna. El Obispo Agustín Parrado se afanó en obtener la recaudación necesaria. Pero sólo se consiguieron 90.000 pesetas (aunque luego el prelado hizo un llamamiento para llegar a las 100.000) y una tibia colaboración por parte del Ayuntamiento de la época.

Con esas disponibilidades presupuestarias hubo que conformarse con un Cristo de cemento armado revestido de granito y piedra artificial, tal y como recuerda el profesor Segundo Fernández Morate en su libro más que recomendable "Cristo del Otero. Leyenda, tradición e historia". No acabaron aquí las desventuras del artista; tuvo que pasar por otras que esta noche se escenificarán en el transcurso de la Gala de Premios SER palentino que organiza Radio Palencia a las 20:30 horas en el Teatro Principal de Palencia. Es la forma que tiene la emisora de sumarse al L Aniversario del fallecimiento de Victorio Macho. "Teatro del Limbo" se encargara de la dramatización.

Macho tuvo que luchar contra el rechazo que la estatua provocó en su momento entre la ciudadanía palentina, más acostumbrada a cánones artísticos más convencionales. A los palentinos les seducía más el Sagrado Corazón del Santuario de la Virgen de la Calle u otra imagen de Cristo del templo de San Francisco. Comulgaban más con la escultura de Claudio Rius en la Diputación de Palencia. Poco podían imaginar que estaban asistiendo a un momento histórico, a la creación de un referente, de un faro de la ciudad.

Hay que remontarse a los años 30 para entender este tipo de reacciones. Tampoco satisfizo a los palentinos la posición de las manos. Y es que en el año 1927 se expuso una maqueta en la que el Cristo aparecía con los brazos extendidos a los lados, postura que planteaba dificultades técnicas. Sin embargo, el artista veía en ese gesto "la conmovedora expresión del Cristo que antecede a la bendición". Pero, ¿cómo explicárselo a las 24.000 almas que entonces poblaban la ciudad?

Y no acabaron aquí los avatares del artista. Tuvo que enfrentarse a los reproches del Gobierno Republicano que se asentó en el Ayuntamiento de Palencia. La corporación republicana se desmarcó de la inauguración del monumento y fueron constantes los reproches al escultor por sus contradicciones ideológicas. Se le criticaba a Macho que, siendo liberal y republicano, era también profundamente creyente. De hecho, algunas de sus obras son ardientes plegarias.

Y para que no falte de nada, en 1933 llegaron a colocar una bomba en la parte de acceso a la escultura. Un artefacto de cinco kilos con una mecha conectada que llegó a encenderse por los extremistas y que, afortunadamente, no explotó. Algunos pensaron en la intervención divina; aunque la mayoría coincidió en que concurrió la torpeza humana. Todo para boicotear una peregrinación religiosa. La ciudad amaneció el 24 de septiembre repleta de pasquines con amenazas al Gobernador para que impidiera la romería. Unos desconocidos arrancaron el pararrayos de la estatua provocando daños en la cabellera. Todo esto y algunos hechos más, en la gala de este miércoles en el Teatro Principal.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?