Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Aragón registra casos de consumo no oficial de Truvada

El antirretroviral reduce en más de un 90% las posibilidades de infección por VIH. Son casos puntuales, pero ya hay personas en la Comunidad que sustituyen el condón por Truvada. Consiguen las pastillas a través de internet o el mercado negro

Protesta de la Plataforma "Gais contra el VIH" en favor una medicación preventiva contra el VIH en Barcelona

Protesta de la Plataforma "Gais contra el VIH" en favor una medicación preventiva contra el VIH en Barcelona / Toni Albir (EFE)

Algunos la llaman “la pastilla del día de antes”, aunque en realidad son dos: 300 miligramos de tenofovir y 200 de emtricitabina. Y juntas se venden con el nombre comercial Truvada. Reducen en más de un 90% las posibilidades de infección por VIH y su consumo para mantener relaciones sexuales sin condón se está extendiendo.

Aragón no es una excepción y las asociaciones de lucha contra el SIDA están en alerta. “Tenemos conocimiento de personas que lo están tomando de manera individual y sin ningún tipo de seguimiento médico”, explica Juan Ramón Barrios, presidente de Omsida Aragón y de Cesida, la Coordinadora Estatal de VIH y Sida. Su consumo no oficial es todavía reducido y el grueso de los que recurren a ella lo conforman varones homosexuales y trabajadores y trabajadoras del sexo.

Sangre, hígado y riñones

Las dos pastillas deben tomarse diariamente, antes y durante el periodo de tiempo en el que se va a practicar sexo sin condón. No previene contra otras enfermedades como la sífilis, la gonorrea, la clamidia o la hepatitis C, y tiene efectos secundarios: aumenta el ácido en la sangre, provoca trastornos en el hígado y alteraciones renales.

En Aragón, solo las farmacias hospitalarias dispensan este medicamento y no lo dan si la intención es mantener relaciones sexuales sin condón. Estados Unidos y Francia, por el contrario, sí que lo hacen. “Han visto que es una forma eficaz de parar las infecciones por VIH”, explica Juan Ramón Barrios.

400 euros por la dosis mensual

No obstante, hay otras formas de conseguirlo: internet y el mercado negro. El gigante Gilead no paró hasta hacerse con las patentes de las dos pastillas y su precio en el mercado regulado supera los 400 euros por el conjunto de todas las dosis mensuales. Existen, no obstante, páginas donde pueden conseguirse truvadas a un precio menor. “Pero, claro, te arriesgas a que te envíen un placebo”, advierte Juan Diego Ramos, presidente de la asociación LGTB aragonesa Somos.

También existe la opción del mercado negro, y, en Aragón, existe. “Está ahí y lo que no podemos es darle la espalda”, asegura el presidente de Omsida Aragón. “Puede ser que una persona la tenga dispensada, no se la tome y decida venderla en el mercado negro. O, incluso, que mienta a su médico y diga que las ha perdido”, sigue el presidente.

Ir a Francia y conseguirlas

No obstante, lo más fácil es comprarlas de internet y revenderlas, o, incluso, ir a Francia y conseguirlas allí, donde su uso como medida preventiva sí que está permitido. “También hay que tener en cuenta que los aragoneses nos movemos y nos desplazamos a lugares como Madrid, Barcelona o Valencia, donde existe un mayor mercado negro”, explica Juan Ramón Barrios.

De hecho, en las grandes ciudades europeas ya se están registrando perfiles en aplicaciones móviles dirigidas al público gay que ofertan este medicamento. Algunos usuarios incluso ponen en sus estados si están tomando Truvada o no.

Aragón paga la dosis a 300 pacientes

En estos momentos, Aragón solo receta este medicamento a personas infectadas por VIH (reduce su carga viral) y a pacientes que, en las últimas 72 horas, han mantenido prácticas con riesgo evidente. Fuentes del Gobierno de Aragón informan de que, ahora mismo, la Comunidad paga el tratamiento con truvada a unos 300 portadores de VIH.

Diversos expertos señalan que el Gobierno se resiste a autorizar Truvada como medida preventiva por su alto coste. No obstante, el presidente de Omsida, Juan Ramón Barrios, asegura que, en cuanto Gilead deje de tener la patente y se puedan producir genéricos, los precios bajarán y será entonces cuando el Ministerio de Sanidad autorice su uso como medida preventiva. “Y es probable que se le acabe la patente el año que viene”, concluye. 

Comentarios Normas

comentarios

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

Regístrate ¿Por qué registrarse?