¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Ateneo sí, elitismo no

El comentario de Juan Francisco Rojo

Les supongo conocedores de que el Ateneo de Palencia, aquella institución que creó en su día el intelectual Ricardo Becerro de Bengoa, ha resurgido de sus cenizas cual Ave Fénix. Los medios de comunicación hemos dado amplia cobertura a todo un acontecimiento que nace con casi 350 socios fundadores. Hay que alabar y colocar en el lugar de relumbrón que merece esta iniciativa con objetivos ambiciosos que busca “agitar Palencia”, según sus promotores.

Sí, Palencia está aletargada. Vive en medio de un conformismo y resignación generalizados que conviene agitar desde la autocrítica constructiva para sacudir algunos cimientos atacados por la polilla. ¡Bienvenido Ateneo! Eres sumamente necesario.

Dicho esto, yo que también soy “ateneísta” me permito desde mi humilde condición, dar algunos consejos a mis compañeros socios. No caigamos en el elitismo. No creemos con el Ateneo un búnker inexpugnable que nos haga mirarnos el ombligo. No pensemos que quienes estamos dentro somos lo más selecto de la sociedad palentina, las mentes privilegiadas con ideas salvadoras. Hay en esta Palencia que vivimos demasiada petulancia, demasiado afán de protagonismo, demasiado intelectual fatuo que se cree por encima de la media. Flaco favor haremos si nos limitamos a crear un Ateneo de privilegiados con discursos altisonantes.

Para esto nacemos, entre otras cosas, para criticar y remover, para agitar e impulsar esta provincia que, como he dicho, está dormida. Por eso por ahí empiezo, por el melón de la autocrítica para que las vanidades humanas no lastren un proyecto necesario, interesante y digno de alabar.

A Concepción Hervella, la presidenta del Ateneo, y a su equipo toda la suerte del mundo. El Ateneo ha de marcar ciertas diferencias sí, por su carácter intelectual. Pero cuidado: no puede ser un círculo cerrado porque entonces morirá asfixiado. Lo digo porque en ocasiones vivimos en la endogamia. Nos pasa a los periodistas. Damos una información que les interesa a cuatro políticos y a los gabinetes de prensa y nos creemos los amos del mundo. Sin embargo, el resto de la humanidad no sabe de lo que hablamos y ni siquiera le interesa.

Sólo es una metáfora para expresar que eso no le puede pasar al Ateneo. Lo que haga esta nueva institución debe llegar a toda la sociedad palentina, sin elitismos. Que los que estamos dentro, los que figuramos como fundadores, no somos más que el resto de palentinos. Conviene que nos quede claro a todos que no tenemos ninguna superioridad moral ni intelectual.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?