Últimas noticias Hemeroteca

El Ayuntamiento compra el edificio de Alcalá 45 vendido por Gallardón

104 millones será el desembolso por este inmueble, sede en alquiler del área de Economía y Hacienda y de Participación Ciudadana. El precio anual del arrendamiento supera los 6,6 millones

23 millones de euros se va a ahorrar el equipo de Manuela Carmena con esta operación. El Ayuntamiento se desprende así de un “alquiler estratosférico” por el que está pagando 18.000 euros al día en concepto de alquiler, pese a haber pertenecido al patrimonio público municipal.

La compra acaba con el alquiler blindado ya que el contrato firmado con una empresa privada no vencía hasta el año 2019. El Consistorio lo rehabilitó y vendió en 2004, con Alberto Ruiz-Gallardón como alcalde, para pasar a alquilarlo dentro de la conocida como ‘operación Cibeles’.

De esta forma, el Consistorio “devuelve a la ciudadanía un importante edificio, en contra de la tendencia a descapitalizar las propiedades municipales que durante años llevó a cabo el Partido Popular”. “Vendieron edificios y dispararon la partida de alquileres con el consiguiente perjuicio para las arcas públicas”, añade el Gobierno municipal de Ahora Madrid.

El precio del alquiler anual de Alcalá 45 es de 6.675.000 euros, 18.422 euros diarios, “un precio que está muy por encima del de mercado en esa zona”. Quedará amortizado en 12 años, restando a los 104 millones de euros los alquileres pendientes y el ingreso fiscal por plusvalía, según fuentes municipales.

El Consistorio se ahorrará así el pago de arrendamientos de tres años, en total, 20 millones de euros. Ingresará, además, el importe correspondiente al Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos Urbanos, con un ingreso tributario superior a los 3 millones de euros.

Menos gasto para alquileres

Con esta operación, la partida que el Ayuntamiento de Madrid dedica a arrendamientos en los presupuestos pasará de 27.354.000 euros en 2016 a 20.679.042 en 2017.

La adquisición del edificio, según fuentes municipales, “supone un ahorro añadido si se tiene en cuenta el gasto que hubiera supuesto el traslado a otro edificio de 620 trabajadores, con todos sus equipos informáticos, archivos, mobiliario e instalaciones”.

La mudanza habría costado 250.000 euros y la inversión para la reforma y adaptación de un edificio de similares características supondría entre 7,8 millones de euros y 15,6 millones de euros. Hay que tener en cuenta que el inmueble de Alcalá 45 también alberga una oficina de atención al contribuyente, cuyo traslado supondría también costes y generaría molestias a los usuarios.

El Área de Economía y Hacienda, que dirige Carlos Sánchez Mato, defiende que se ha inclinado por comprar este edificio y no otro “para evitar los gastos de traslado y, además, porque el contrato de alquiler está blindado hasta 2019”. Hubiesen tenido que pagar 20 millones a fondo perdido en concepto de alquileres, más 250.000 euros de mudanza, más al menos otros 8 millones por la adaptación de otro edificio.

La adquisición permitirá además acometer obras que permitan optimizar mejor el espacio. Ahora mismo la superficie del edificio se divide en 22,30 metros cuadrados por persona que allí trabaja, “lo que a todas luces significa que el espacio puede racionalizarse para dar cabida a más trabajadores o servicios”.

“Actualmente existen 32 contratos de alquiler en vigor que el Ayuntamiento debe abonar mensualmente con el dinero de toda la ciudadanía madrileña”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?