¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La Columna

Pese a todo, feliz Navidad y feliz año

El sorteo de la Navidad sigue siendo una de esas pocas que no genera divisiones en este país. Como las doce campanadas

El sorteo de la Navidad sigue siendo una de esas pocas que no genera divisiones en este país. Como las doce campanadas. Son parte de un ADN patrio, en donde no sé si es mejor no entrar para que no se nos vaya de las manos y empecemos a discutir sobre lo que nos define o sobre cuáles son nuestras esencias y tengamos un verdadero problema.

Se puede reflexionar y habrá quien diga que no es solo una tradición sino que es un exponente de la cultura consumista en la que vivimos y de la que se beneficia el recaudador Montoro.

O si nos vamos a Callosa de Segura, en donde en tan solo unos días les han tocado 4 millones de euros; han vuelto a temblar por las crecidas del Segura como hace 30 años y más allá; y en donde un grupo de aficionados a la naftalina pedían que no se retirara una Cruz de los Caídos. Allí, podemos hacer todo tipo de elucubraciones.

En cualquier caso, si le estamos dando vueltas a todas estas cosas es porque no nos ha tocado un euro.

En fin, que quieren que les diga. Que, qué más da. El sorteo no deja de ser un bonito cuento, como el de Dickens -que les va a hacer llegar la SER- o como las películas de Frank Capra.

Pues eso. Pese a todo, feliz Navidad y feliz año.

CarlosGArcaya

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?