¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Agricultura

La buena cosecha del 2016 no cubre la baja rentabilidad de las explotaciones agrícolas

Los afiliados a la seguridad social bajan en Castila y León y anota un leve repunte en Segovia

Juan Manuel Palomares (D) coordinador de la Unión de Campesinos de Segovia junto a Fernando de La Fuente (I) miembro de la comisión ejecutiva del sindicato ,durante el balance del año 2016. /

La Unión de Campesinos de Segovia-UCCL, ha realizado un balance de lo que ha significado 2016 para el medio rural. Califican al año que termina como bueno en el crecimiento de las cosechas en líneas generales, y malo en la caída de los precios que reciben los agricultores y la subida de los costes, por lo que se acentúa la baja rentabilidad de las explotaciones ganaderas y agrícolas.

Esta baja rentabilidad, por la caída de los precios y la subida de costes, conlleva un abandono de las explotaciones por parte de los agricultores y denuncian el cambio de modelo productivo en la agricultura. Se pasa de un modelo de explotación a un modelo de integración en la que los ganaderos pasan a ser unos empleados de las grandes empresas de distribución.

La baja rentabilidad de las explotaciones hace que baje la renta agraria y denuncian el diferencial entre este sector y otros sectores productivos. Denuncian también la falta de convocatorias para la nueva incorporación de jóvenes agricultores y la falta de ayudas agroambientales dentro del plan de desarrollo rural. También creen que la Pac que supone una fuente de ingresos para el agricultor sigue teniendo unos complicados procesos de solicitud y siguen demandando la figura del agricultor a título principal.

Los agricultores además están descontentos con la última regulación en las elecciones en la representatividad sindical, esta regulación quita peso a los agricultores, se pasa de realizar unas elecciones a ser una mera consulta para elegir la representatividad en las instituciones.

Alertan que habrá movilizaciones por las dificultades en las que se encuentra el sector agrícola y ganadero, algunos sectores se encuentran al filo de lo imposible. A nivel institucional creen que siguen teniendo problemas como la aplicación de la ley sobre la cadena alimentaria, que sigue sin solucionar la diferencia en ente los márgenes de los productores y los precios finales que pagan los consumidores

Todos estos problemas de costes y precios, sobre todo en la aplicación de los productos fitosanitarios más la despoblación y el envejecimiento del medio rural hacen que en Castilla y León se anote un descenso en la afiliación de agricultores en la seguridad social con cerca de 200 agricultores menos respecto a 2015 aunque en Segovia se haya registrado un leve repunte pasando de 3.310 a 3.397 agricultores afiliados.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?