Últimas noticias Hemeroteca

Cazalilla no lanzará la pava desde la torre del campanario de la iglesia de Santa María Magdalena

La Subdelegación del Gobierno garantiza el respeto de la legalidad vigente

Campanario de Cazalilla /

La subdelegada del Gobierno en Jaén, Francisca Molina, ha subrayado, que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado “garantizarán el respeto a la legalidad vigente” en el festejo de la pava de Cazalilla, municipio en el que se viene celebrando esta tradición en honor a San Blas, el 3 de Febrero.

Así lo ha indicado tras mantener una reunión con el responsable del partido político Pacma. En este sentido, la subdelegada ha recordado lo establecido por la Ley 11/2003 de 24 de noviembre en cuanto a la protección de animales, donde el artículo 4, contempla la prohibición de emplear animales en exhibiciones, circos, publicidad, fiestas populares u otras actividades si ello supone para el animal sufrimiento, dolor u otros tratamientos antinaturales además de suponer una sanción muy grave para el infractor.

Por ello, Francisca Molina ha indicado que “hará lo posible para que se cumpla esta normativa y velar por la seguridad de todos para que no se produzca ningún incidente”, ha concluido.

Por su parte, el Partido Animalista Pacma se ha mostrado confiado en que este año, al igual que ocurrió en 2016 por primera vez, la pava no sea finalmente lanzada desde el campanario de la iglesia de Santa María Magdalena.

"Desde Pacma estamos confiados en que este año, al igual que el anterior, la pava no sea lanzada, ya que tanto desde la Subdelegación del Gobierno como desde el Obispado de Jaén, existe el firme compromiso de que se cumpla con la legalidad vigente", ha dicho el coordinador provincial, Manuel Serrano.

Pacma ha valorado de forma positiva el encuentro mantenido en la con la subdelegada del Gobierno, al tiempo que Serrano ha anunciado que como en años anteriores, Pacma no estará presente en Cazalilla el próximo 3 de febrero.

Ya en 2016, y ante el cierre de las puertas de la iglesia de Santa María Magdalena, se impidió el lanzamiento de la pava por lo que los adeptos a esta tradición se tuvieron que conformar paseando varios ejemplares de este animal por las calles del municipio.

El cierre de las puertas de la iglesia se produjo después de que el vicario general de la Diócesis, Francisco Juan Martínez, indicara que la pava no volvería a ser lanzada desde el campanario de la iglesia ya que dio instrucciones para cambiar la cerradura de acceso al templo.

Del otro lado, el alcalde de la localidad, Manuel Raya, afirmaba estar preocupado, porque ya no es solo la tradición, arraigada desde el siglo XIX, sino que este año ha afectado a la fiesta en sí. Han recibido menos solicitudes de atracciones y de establecimientos, incluso, han tenido que buscarlos desde el ayuntamiento. Un asunto que está perjudicando al empleo de la localidad.

Durante doce años, la sanción de 2.001 euros (la mínima legal) que ha impuesto la Administración, y que pagaban entre todos los vecinos, no había conseguido parar la tradición.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?