¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La falta de mantenimiento pasa factura a los hospitales madrileños

El sábado, en el Hospital Gregorio Marañón, se cayó parte del techo de una habitación de oncología. El domingo se rompió una cañería de la calefacción en el 12 de octubre y este lunes mismo el Hospital de La Paz ha estado varias horas sin agua caliente. Últimas averías de una larga lista

Este fin de semana estalló una tubería de la calefacción del pasillo general de las Urgencias del Hospital 12 de Octubre /

Hablamos ya del mal estado de los grandes hospitales de la Comunidad de Madrid, entre ellos, algunos de los más importantes de España. Durante años, mientras se han ido inaugurando nuevos hospitales, estos centros han quedado prácticamente olvidados y los hechos lo demuestran. Solo este fin de semana, hemos registrado tres incidencias importantes. El sábado, en el Gregorio Marañón, se cayó parte del techo de una habitación de oncología. Afortunadamente, las enfermeras se dieron cuenta y evacuaron a los pacientes minutos antes del derrumbe; el domingo, se rompió una cañería de la calefacción en el Hospital 12 de Octubre y se inundaron las urgencias; y este lunes mismo, esta madrugada, La Paz ha estado varias horas sin agua caliente. Y esto es solo el final, de momento, de una larga lista.

Todas estas múltiples averías se han venido produciendo en los últimos seis meses. El pasado 19 de julio se incendió un cuadro eléctrico en el sótano del Hospital Universitario de La Princesa que obliga a cortar el suministro y a poner en marcha generadores en los quirófanos y las UCIS que, afortunadamente, funcionan de forma correcta. La consejería se llegó incluso a plantear la posibilidad de evacuar el centro. Unos meses antes en febrero ya se había producido otro fuego en este caso en el salón de actos por la combustión de unas baterías de alimentación.

El 20 de julio el Clínico sufre su primera inundación. La segunda se produce quince días después tal y como nos contaba Doria García, del MATS."El pasillo se empezó a inundar y a inundar y, claro, ahí hay pacientes que están ingresados. El agua empezó a entrar en las habitaciones. Una señora nos contó como sus zapatillas se fueron flotando".

También en el Clínico, hace dos viernes, en pleno temporal de frío y pese a que la gerencia nos aseguró que la calefacción funcionaba correctamente, los pacientes, sus familiares y los sanitarios estaban pelados de frío. "Las enfermeras estaban con el forro polar. Yo estoy con el abrigo puesto", nos decía una paciente. El familiar de otro decía: "Hace un frío que no veas. No ponen la calefacción. Mi abuelo está con el jersey".

En el Ramón y Cajal se hundió el techo de la urgencia, de la UVI médica, el del servicio de prevención, el de Anatomía patológica (hasta en dos ocasiones) y se rompió la conducción de agua antiincendios en la planta menos cuatro e inundó los vestuarios. Javier Cordón, de MATS: "Se está jubilando personal de mantenimiento, que no lo cubren, y están entrando contratas que no conocen el Hospital de la misma manera que el personal de mantenimiento".

También hubo derrumbes de techos, por culpa de la lluvia en consultas externas y el gimnasio de traumatología de la paz. En el 12 de octubre cayó el falso techo de la unidad de medicina nuclear y se inundó el vestuario femenino.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?