¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

FOTOS ANTIGUAS DE ÁLAVA

El fatal descarrilamiento del tren Vasco-Navarro en 1961

En nuestra sección de fotos antiguas de Álava, recordamos el accidente de un tren de pasajeros del Ferrocarril Vasco-Navarro que partió desde Vitoria y descarriló en las cercanías de Leintz-Gatzaga (Gipuzkoa). Hubo tres fallecidos y seis heridos

UNO DE LOS VAGONES SINIESTRADOS EN EL ACCIDENTE DEL VASCO NAVARRO EN 1961 /

El domingo 12 de noviembre de 1961 fue un día desapacible; la lluvia iniciada en días anteriores continuaba y había sido intensa la precipitación durante la última noche.

El temporal imperante obligó a abrir ese día las compuertas del pantano de Ullibarri-Gamboa, para aliviar el caudal del mismo. Por ese motivo había amenaza de inundaciones en las zonas industriales de Gamarra y Betoño, inundaciones que se produjeron a lo largo del día.

Gregorio Giménez Balzategui, aun siendo día festivo, madrugó para acudir a su trabajo. Tenía el empleo de “motorista” en el tren Vasco-Navarro y debía conducir el convoy de viajeros que cubría la línea Vitoria-Mekolalde.

Gregorio acudió a la estación Vitoria-Ciudad de la calle Los Herrán desde donde partía el tren, que estaba formado por el “coche-motor” y otras dos unidades más. Al ser día festivo fue mínima la afluencia de viajeros, por lo que solamente algo más de la una veintena de pasajeros esperaban en el andén para realizar el viaje. Los días laborables este tren transportaba más de dos centenares de personas, ya que eran numerosos los trabajadores alaveses que lo usaban, principalmente para acudir a sus puestos en empresas de Arrasate, Bergara y Eibar.

Entre los viajeros se encontraba Fidel Gómez San Miguel, recién licenciado del servicio militar obligatorio, tras lo cual se había incorporado con 23 años como jefe de equipo en la factoría Tornillería Placencia. Iba acompañado de su padre Fidel Gómez Antolín, de profesión mecánico. Ambos se trasladaban a Eibar para asistir al bautizo de un nieto del segundo y sobrino del primero.

A las seis y cuarto de la mañana, tal como estaba previsto, el tren efectuó la salida desde Vitoria y realizó las correspondientes paradas en las estaciones alavesas de Durana, Retana, Urbina, Legutiano y Landa.

EL ACCIDENTE

Tras atravesar la muga con Gipuzkoa, el tren pasó a la altura del actual Restaurante ‘Gure Ametza’ y unas decenas de metros después por la parte posterior de ‘Venta Fría’. Entre este último punto y el cruce de la vía con la carretera que se dirige a Leintz-Gatzaga, el trazado presentaba una zona con algunas curvas. Faltaban quince minutos para que fueran las siete de la mañana y en la salida de una de esas curvas – sin poder haberlo visto con el tiempo suficiente para detener el tren – el conductor del convoy se encontró con una gran masa de tierra depositada sobre la vía, que se había desprendido desde el talud de la parte izquierda del monte, a causa de la lluvia. Gregorio activo los frenos pero no pudo evitar el impacto del tren contra el montón de tierra y ,a causa del choque, el coche-motor volcó, y giró hacia la derecha precipitándose seguidamente por una acusada pendiente de aproximadamente un 80%.

En esa posición – volcado - se arrastró durante cerca de 200 metros, y se quedó detenido en un llano, frente al Santuario de Dorleta. La imagen que va a continuación nos muestra el estado en que quedó este furgón de cabeza.

Este primer vagón lo ocupaban el conductor del tren ya señalado, un empleado del ferrocarril como “asentador” de la vía y seis viajeros. Dos de estos últimos se lanzaron al exterior durante la caída del coche, tratando de salvar su vida, pero desgraciadamente no les sirvió de nada y fallecieron al instante. Se trataba del padre e hijo mencionados al principio, que acudían al bautizo de Eibar. El tercer fallecido en el accidente, sería el “asentador” del ferrocarril, José Antonio López Martínez.

Tras el descarrilamiento, el segundo coche se desenganchó del vagón de cabeza y se detuvo en el inicio de su caída por el terraplén; afortunadamente se quedó suspendido a quince metros de la caja de la vía, lo que evitó un mayor número de víctimas en esta catástrofe.

ACCIDENTE FERROCARRIL VASCO-NAVARRO / FUNDACIÓN SANCHO EL SABIO

Una de las fotografías obtenidas sobre este accidente nos ha servido para localizar con exactitud el punto donde se produjo el descarrilamiento, ya que en la misma aparece al fondo el Santuario de Dorleta.

ACCIDENTE FERROCARRIL VASCO-NAVARRO / FUNDACIÓN SANCHO EL SABIO

La imagen que va a continuación nos muestra la posición en que quedaron sobre el terreno ambos vagones a lo largo de la pendiente tras el descarrilamiento.

ACCIDENTE FERROCARRIL VASCO-NAVARRO / FUNDACIÓN SANCHO EL SABIO

En primer plano aparece uno de los raíles de la vía férrea y el segundo vagón que frenó su caída y al fondo al coche-motor depositado en el llano, en el que perecieron tres de sus ocupantes.

La tercera unidad – también desenganchada - quedó inclinada sobre la vía y apoyada sobre el terraplén de la izquierda, desde el cual se había desprendido la tierra. Los pasajeros pudieron descender del vagón sin dificultad.

El estrépito producido por el descarrilamiento y los gritos de socorro efectuados por los viajeros movilizaron a los vecinos de los caseríos próximos y de la localidad de Leintz-Gatzaga que acudieron al lugar del accidente a prestar la primera ayuda. Otros vecinos de Eskoriatza, fueron trasladados desde esta localidad en camiones para colaborar en las labores de rescate. Desde Arrasate se trasladaron varios facultativos que efectuaron los primeros auxilios médicos y dos ambulancias y coches particulares evacuaron a los heridos de mayor importancia al Hospital Civil de Santiago en Vitoria, donde quedaron ingresados seis de ellos.

Los doctores Ortega y Arteche - que se encontraban de guardia - y el resto del cuadro sanitario del centro hospitalario atendieron de urgencia a los heridos. Entre ellos se encontraba el conductor del tren Gregorio Giménez Balzategui, que a pesar del tremendo accidente y su ubicación dentro del vagón, “solo” sufrió herida contusa en la región occipital y fuerte conmoción.

El resto de los accidentados ingresados fueron los siguientes: Pablo Camacho Colón, ferroviario de Vitoria, encargado de central eléctrica; Antonio Vergara Abelina, ferroviario factor de Mekolalde; María Blanca Martínez de Arenaza, vecina de Durana; Tomasa Zabaleta, vecina de Bergara y Purificación Fernández.

Otros heridos de menor importancia fueron asistidos en Leinz-Gatzaga por los médicos desplazados desde Arrasate y fueron conducidos a sus respectivos domicilios.

RECUPERACION DE LOS VAGONES

Transcurrido un tiempo tras el accidente, los dos vagones que se precipitaron por el terraplén fueron recuperados con los medios de que entones se disponía.

Para elevar el vagón que se había detenido a escasos metros de la vía, se colocó un cabrestante sobre ésta apoyado en una estructura de madera. Se amarró con cables el furgón y con la fuerza de un motor fue arrastrado hasta colocarlo sobre el carril de la vía férrea.

ACCIDENTE FERROCARRIL VASCO-NAVARRO / FUNDACIÓN SANCHO EL SABIO

ACCIDENTE FERROCARRIL VASCO-NAVARRO / FUNDACIÓN SANCHO EL SABIO

El coche-motor fue también amarrado con cables de gran longitud. Desde la planicie donde quedó depositado fue trasladado por la pendiente que continuaba en sentido descendente hasta un camino; para ello se utilizó un vehículo de los que se usaban en las obras públicas.

ACCIDENTE FERROCARRIL VASCO-NAVARRO / FUNDACIÓN SANCHO EL SABIO

Un vídeo actual que va a continuación nos muestra el lugar donde se produjo el descarrilamiento.


Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?