¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Condenada una clínica a pagar 315.000 euros por un error en el semen del padre

El Tribunal Supremo confirma la sentencia de la Audiencia de Las Palmas por la que condena al Instituto Canario de Infertilidad a indemnizar con 315.000 euros a una madre de unos gemelos concebidos in vitro con el semen erróneo de su pareja

Óvulo fecundado in vitro. / ()

Las Palmas de Gran Canaria

Las sospechas del padre de los dos gemelos, concebidos un proceso de fecundación in vitro en una clínica privada, surgieron durante el embarazo cuando una enfermera le comentó que era imposible que no coincidiera el RH de los padres con el de los niños. Ese dato fue el que determinó que el padre de los niños impugnase la paternidad tras la ruptura matrimonial, que se produjo en 2009. Ella demandó al padre por la manutención de sus hijos y éste se sometió a una prueba de ADN que confirmó que los gemelos no eran sus hijos. Un juez confirmó las pruebas de paternidad y denegó el auxilio a la madre. Ahora el Supremo confirma el fallo de la Audiencia de Las Palmas que condenó al Instituto Canario de Infertilidad a indemnizar a la mujer con 315.000 euros.

En la sentencia de la Audiencia de Las Palmas la demandante señala algunas consecuencias que le ha acarreado el error de la clínica de fertilidad. Entre otros motivos para exigir indemnización, recuerada la "angustia" que le produce "no conocer la identidad del padre de sus hijos". De hecho, recuerda que "solo se planteó ser madre porque contaba con el apoyo de su pareja, los niños siempre contarían con un padre. Ahora es la única progenitora obligada al cuidado de sus hijos". Además añade que "nunca accedió a ser inseminada por un tercero extraño. Su motivación para contratar el procedimiento de reproducción asistida no era ser madre pues ya tenía una hija de una anterior relación, sino tener un hijo con su pareja sentimental".

En la sentencia de la Audiencia de Las Pamas, el Tribunal considera probado que el hecho productor del daño, embarazo gemelar de la actora a través de la técnica de reproducción asistida contratada con la demandada con material reproductivo de varón desconocido distinto al de su pareja, es consecuencia de la actuación negligente en el control de identificación y trazabilidad del material reproductivo por parte del Instituto Canario de Infertilidad en el desarrollo de la actividad contratada, existiendo un incumplimiento contractual imputable a culpa de la entidad a consecuencia del cual se ha producido un daño tanto a la actora como a los hijos menores de ésta.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?