¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

SER SALUDABLE

¿Es seguro comer panga?

España es uno de los países que más consume este tipo de pescado en la Unión Europea

 Es un tema candente entre los círculos de padres: "Si mi hijo toma panga en el comedor del colegio,  ¿puede ser malo para su salud? ¿Son mejores otras alternativas?". Según los datos de la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO), España es el país de la Unión Europea que más panga ha importado y consumido en 2015. Una gran superficie comercial fue el primero en dejar de vender este pescado en sus establecimientos. Desde entonces se han sucedido un cúmulo de reacciones. Hablamos sobre todas ellas con el profesor de la Universidad Politécnica de Valencia, José Miguel Mulet, autor del libro Comer sin miedo.

La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) ha pedido que se prohíba el consumo en comedores escolares de panga y tilapia. ¿En qué se puede basar su petición ?

Se basa en el miedo y en informaciones alarmistas, pero desde el punto de vista de seguridad alimentaria no está justificado. Desde el punto de vista nutricional podría ser más defendible, pero entonces tampoco se entiende que no hagan una campaña similar en contra de otros productos que son mucho peores para una dieta equilibrada.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha publicado un informe en el que admite haber hallado “restos de pesticidas y trazas de mercurio” en filetes de panga. ¿Estamos ante un pescado peligroso para nuestra salud?

En toxicología y análisis de alimentos, la pregunta que importa no es el qué, sino el cuánto. Hoy los métodos de análisis son tan sensibles que virtualmente es posible encontrar trazas de casi todo en casi todo. Lo importante es si esos niveles exceden los niveles autorizados, y no parece ser el caso.

El panga se cría en el río Mekong (Vietnam). ¿Esto podría condicionar sus niveles de mercurio?

Las leyes de seguridad alimentaria, bienestar animal y seguridad laboral son muy estrictas en Europa. Esto tiene la contrapartida de que muchas veces los productores deslocalizan las explotaciones ubicándolos en países con legislaciones más laxas en estos aspectos. Así utilizan productos no autorizados en Europa, que se admiten si no quedan en el producto final. Esto está pasando en muchísimos alimentos, y no parece importarle a nadie.

Tirando de hemeroteca, en 2013 la Agencia Española de Seguridad Alimentaria emitió un comunicado descartando cualquier riesgo, pero aún así muchos colegios la han retirado.

Es lo que pasa con la mala información. Siguiendo ese criterio podrían retirar muchos alimentos; es cuestión de modas. A mí lo que me preocupa es cuánto va a costar y por qué lo van a sustituir. Si dejamos de comer pescado en beneficio de otros alimentos con grasas saturadas, la dieta es peor. Lo ideal sería cambiarlo por otro pescado.

En Brasil se ha investigado sobre esto, concretamente en la Universidad Federal Fluminense. Hallaron que el 50 por ciento de las muestras de panga congelado que estudiaban contenía altos niveles de mercurio, por encima de lo permitido, además de bastantes polifosfatos. Ante esto, ¿debería limitarse su consumo?

¿Dónde han hecho ese estudio, en Europa? Eso habla mal del control alimentario en el territorio donde recogieron las muestras.

Usted escribió Comer sin miedo. ¿Podemos comer panga sin miedo?

A nivel gastronómico o nutricional no es ninguna maravilla, pero en un comedor escolar tiene menos espinas que otros pescados blancos y es fácil de filetear. Una vez a la semana no hay problema.

Sara Tabares, directora de Performa Entrenadores Personales

Cargando