¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

“Somos optimistas pero muy prudentes, la acusación ha sido muy dura”

Domingo Alcázar, uno de los 5 del Buero, valora el juicio tras quedar visto para sentencia.

Los cinco acusados, antres de entrar al juicio. /

El 16 de marzo se conocerá si los conocidos como 'Los 5 del Buero' ingresan o no en prisión. Ayer tuvo lugar el juicio por los incidentes registrados durante el Pregón de Ferias del año 2011 en el Teatro Buero Vallejo, una sesión que duró casi 5 horas y en la que declararon tanto los acusados como una veintena de testigos, entre ellos Araceli Muñoz, la subdelegada del Gobierno en aquel momento.

Durante la vista los acusados defendieron su inocencia afirmando que se trató de una protesta pacífica y negando cualquier acto violento o de agresión. Reconocieron que en el tumulto se produjeron empujones entre 300 o 400 personas pero negaron que tuvieran intención de agredir a nadie.

La Fiscalía pidió la absolución total al entender que no hubo delito pero la acusación mantuvo la petición de penas, 2 años por desobediencia y otros 2 por atentado continuado contra la autoridad.

Domingo Alcázar, uno de los acusados, señalaba en SER Guadalajara tras terminar el juicio que, lejos de dar marcha atrás y olvidar lo ocurrido, “la acusación hizo un relato todavía más duro de lo ocurrido”.

La acusación mantuvo la petición de penas (2 años de cárcel por desorden público y 2 años por atentado continuado contra a la autoridad) a pesar de que sólo uno de los denunciantes, Julio Establés, el jefe de la Policía Local, identificó a uno de los acusados, Nacho Monreal, al que acusó de empujarle. El resto no pudo ser identificado por los demandantes como participantes en la protesta.

Alcázar asegura que son optimistas pero también muy prudentes.

Los acusados estuvieron acompañados tanto a la entrada como durante el propio juicio de muchas personas que les mostraron su apoyo, entre ellos representantes políticos de diversas formaciones. Entienden que se trata de una represión política por las protestas contra los recortes del Gobierno de Cospedal. La protesta se produjo, recordamos, el mismo día en que se había comunicado el despido a 800 profesores de la región.

Cargando