¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

DEUSTO FORUM

Pepa Bueno: “Las noticias o cuentan la vida de la gente, o no cuentan nada”

La periodista, directora de Hoy por Hoy, ofrece una conferencia en Deusto Forum sobre el periodismo comprometido

La periodista Pepa Bueno, durante su intervención en Deusto Forum. /

"Los periodistas son sencillamente gente que le cuenta a la gente lo que le pasa a la gente". La definición pertenece a Eugenio Scalfari, fundador y exdirector del periódico italiano La Repubblica, pero esta tarde la encargada de pronunciarla ha sido Pepa Bueno, directora de Hoy por Hoy. La periodista ha ofrecido una conferencia en Deusto Forum, en San Sebastián, en la que ha diseccionado qué entiende por periodismo comprometido.

Bueno ha destacado que la labor de todo periodista, ahondando en la idea expresada por Scalfari, debe tener como referencia la sociedad a la que se dirige. "Por un lado el periodista hace uso de un derecho fundamental, el de la libertad de expresión, pero por otro, en sus manos está otro que no le pertenece, que es de la sociedad, el de la libertad de información".

Por ello, el referente de cualquier periodista debe ser esa "gente" a la que se refería Scalfari, esa "gente", como ha precisado Bueno, que no tiene acceso a un micrófono, a esas personas que no tienen oportunidad de que los medios de comunicación reproduzcan lo que les sucede.

Para ilustrar la idea, la periodista ha puesto tres ejemplos sobre algunos de los hechos periodísticos que han marcado su trayectoria. El primero, la concienciación sobre una realidad oculta y, por tanto, ignorada, hasta mediados de los años 90, la de la violencia de género.

Bueno ha recordado el caso de Ana Orantes, la mujer que relató el 17 de diciembre de 1997, en Canal Sur, el calvario vivido en un matrimonio en el que el maltrato fue sistemático. Un relato cuya voz se apagó 15 días después, cuando su exmarido, José Parejo, la asesinó.

Ese caso, considerado un punto de inflexión en la lucha contra una lacra que todavía siguen padeciendo miles de mujeres en España, no fue el único que afloró durante aquellos años. Bueno, que entonces trabajaba en el programa Gente, de TVE, vio, junto a sus compañeros, como cada vez más mujeres deban el paso de contar su historia.

Relatos reproducidos en aquellos programas de la tarde, muchos, como ha precisado la periodista, considerados de segunda, pero a los que las mujeres recurrieron. El fenómeno tuvo una primera consecuencia en los medios de comunicación, el de dar respuesta a la pregunta de cómo informar sobre estos hechos.

No podían considerarse un suceso más, tampoco un "crimen pasional", que entonces eran las dos palabras que encabezaban los comunicados de la Guardia Civil o de la Policía Nacional cuando una mujer era asesinada, como ha explicado Bueno.

La clave, ha señalado la periodista, era informar sobre la violencia de género contando con la voz de las mujeres que la padecieron o la siguen sufriendo, pero sin espectáculos, sin sensacionalismo. En definitiva, dando un altavoz a aquellas personas que no lo tienen.

"Las noticias o cuentan la vida de la gente, o no cuentan nada", ha remarcado Bueno, que además ha puesto como ejemplo el Diario de Hoy por Hoy, el espacio que todas las mañanas brinda para que personas anónimas relaten cómo les ha golpeado la crisis, sus esperanzas o su resignación. Una iniciativa, por ejemplo, que puso voz a la realidad de las camareras de muchos hoteles a las que se les paga 20 céntimos por cama hecha. O el espacio de similares características en el que diferentes ongs dieron voz a la crisis de los refugiados.

Y para Bueno que el periodismo se guíe por esta máxima es la clave de su supervivencia, máxime en un momento en el que el sector no solo ha tenido que hacer frente a una crisis económica, también de identidad, marcada por la multiplicación de canales y por el intento de mantener su hueco en un mundo en el que las redes sociales difuden todo tipo de contenidos.

Porque ahora cualquier persona puede "tuitear que Francisco Correa ha entrado en los juzgados de Plaza de Castilla", es decir, el periodista ha perdido tres de las cinco uves dobles que deben articular cualquier información, "qué, quién y dónde", todavía tiene la exclusividad del "por qué y cómo". Las dos preguntas a las que solo puede dar respuesta un periodista.

Cargando