¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Este año, el agua del Tablillas volverá a la Venta de la Inés

Queda que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir acepte la propuesta de trazado de la conducción y fije un justiprecio

Felipe Ferreiro y su hija Carmen, en el interior de la Venta de la Inés /

El agua del río Tablillas volverá a correr hasta la Venta de la Inés este año. En las últimas semanas, el propietario de la Venta Felipe Ferreiro ya ha hecho llegar su propuesta de trazado para la conducción a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, y se espera que en los próximos días este organismo responda afirmativamente. Esta propuesta, en todo caso, no coincide con la que aporta la propiedad de la finca La Cotofía, por lo que se abren dos opciones: que en la respuesta de la Confederación se incluya ya el justiprecio a pagar por Felipe Ferreiro, lo cual desbloquearía definitivamente el asunto; o que no sea así, lo que demoraría el asunto varios meses más. Eduardo Egido es secretario de la Asociación de Amigos de la Venta de la Inés

En cualquier caso, lo que en ningún caso es decisivo es lo que manifestaba la Secretaria de Estado de Medio Ambiente, María García, a pregunta parlamentaria de Podemos, al respecto del inicio de trámites para la imposición forzosa de la servidumbre de acueducto, en la medida que una vez concedida la captación de agua, la posibilidad de impulsar esta expropiación forzosa es prácticamente automática. En todo caso,  las personas que viven este proceso desde hace más de una década sí perciben un cambio de actitud y una voluntad de acelerar el proceso en la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir en las últimas fechas, y esto, según confesaba Eduardo Egido en la Cadena SER,  tiene a Felipe Ferreiro contento y esperanzado

Hay que recordar que la conducción de agua desde el Tablillas a la cervantina Venta de la Inés discurre en un tramo inclinado de apenas 200 metros y que, en virtud de la pendiente, el agua llega de forma natural sin necesidad de bombeo. El larguísimo litigio emprendido por Felipe Ferreiro para recuperar el agua, toda vez que la actual propiedad de la Cotofía hizo añicos la vieja tubería de cerámica cuándo adquirió la finca, comenzó en 2003 con la solicitud de la captación de agua. En 2008, la Confederación respondía favorablemente, pero Patrimonio y Contrataciones interponía hasta tres recursos, ante la propia Confederación, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y finalmente el Tribunal Supremo, que en 2013 inadmitía este último recurso. Desde entonces, sin ningún impedimento legal ya, Felipe Ferreiro, de 87 años, y su hija Carmencita esperan la llegada del agua que, esta vez sí, parece que puede producirse en los próximos meses

Cargando