¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La precariedad laboral extiende la figura del 'trabajador pobre'

La CIG denuncia el incremento de los contratos temporales, las jornadas parciales y la rotación

La economista del gabinete técnico de la CIG, Natividad López, junto al secretario confederal de Empleo, Miguel Malvido, durante la presentación del informe sobre el mercado de trabajo en 2016. /

La economía mejora, pero los gallegos viven peor debido a la precariedad laboral. Es la conclusión a la que llega la CIG en su informe anual sobre el mercado de trabajo. El sindicato denuncia el aumento de los contratos temporales, las jornadas parciales y advierte sobre el incremento de las desigualdades. Según el secretario confederal de Empleo de la CIG, Miguel Anxo Malvido, las sucesivas reformas laborales han creado un sistema en el que la figura del "trabajador pobre" es cada vez más frecuente.

La tasa de temporalidad se sitúa en el 26 %, tras aumentar un punto el año pasado, y disminuye la duración de los contratos. El 33 % no llegan a la semana. Según la CIG, la rotación es una de las piezas claves del nuevo mercado laboral. En el 2016 se firmaron 944.114 contratos, pero solo se crearon unos 20.000 puestos de trabajo. Las jornadas a tiempo parcial casi se han duplicado desde el inicio de la crisis. El sindicato alerta, además, del aumento de las desigualdades entre asalariados. Los sueldos se han polarizado, creando una brecha salarial. El trabajador pobre es otra de las tendencias; según los últimos datos disponibles, hay 25.000 gallegos que cobran menos de la mitad del salario mínimo interprofesional. Ha crecido el número de trabajadores en la base de la escala salarial y ha mermado el volumen de los que más ganan, pero sus sueldos son cada vez más abultados. El resultado es la paulatina desaparición de la clase media.

Por otra parte, la población activa disminuye y envejece. Hay 58.000 activos menos que al inicio de la crisis. El sindicato destaca el descenso del número de ocupados menores de 35 años. En 2016 representaron un 23 % del total, 10 puntos menos que en 2009.

 

 

Cargando