¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Qué duda cabe

Los mejores disfraces del año

Estamos en pleno entroido coruñés así que en la sección de hoy voy a repasar los mejores disfraces que hemos podido ver en los últimos tiempos.

Empiezo por el final, por todo el equipo de La La Land que en la ceremonia de los Oscar se disfrazaron durante unos segundos como ganadores a mejor película, pero enseguida los pillaron y tuvieron que quitarse la máscara para dar paso a Moonlight, la verdadera ganadora. Yo creo que se merecen el premio a la mejor comparsa.

Aunque el premio a la comparsa más multitudinaria se lo pudo haber arrebatado la comparsa de los 1.500 seres que ayer se disfrazaron de runners en la media maratón de Coruña. El disfraz estaba tan currado que no solo se disfrazaron, sino que también la corrieron. Mucho mérito, pero seamos francos, el disfraz de runner ya está muy visto.

En disfraces individuales hay mucha competencia. Por ejemplo, Urdangarín se disfrazó de ladrón, luego de imputado, luego de condenado y ahora mismo no se sabe si su disfraz es de tarjeta del monopoly, esa que dice "quedas libre de la cárcel".

Otros que se disfrazarán, presumiblemente, de presidiarios son Rodrigo Rato y Miguel Blesa, que salían a la calle otros años disfrazados de banqueros solventes, pero como todo el mundo sabe, dentro de los maletines solo había unas tarjetas "Black is black, I want my baby back".

Más disfraces. Garitano se disfraza a partir de hoy de parado, que es un disfraz muy común en España. El Dépor le dice: hasta luego, Maricarmen.

Uno de los disfraces más complicados, que opta sin duda a premio, es el de Donald Trump, que se ha disfrazado a la vez de misógino, racista y presidente de los Estados Unidos. Es una combinación tan complicada que desde aquí le decimos chapeau, pero que ya se puede quitar la careta que como broma ya llegó.

Debería hacer como Albert Rivera, que se disfrazó un tiempo de socialdemócrata pero hace poquito ya dijo que Ciudadanos es una comparsa liberal progresista. Otra buena comparsa la de Ciudadanos, ¿verdad?

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón se disfrazaron de amigos pero ahora están haciendo una performance de Tú a Boston y yo a California bastante realista.

Pedro Sánchez se disfraza de Lázaro, el resucitado. Mariano Rajoy se disfraza de persona que titubea al hablar, un disfraz que tiene mucho mérito, sobre todo porque nunca nadie lo pilla hablando con normalidad.

Y para terminar, amigos, les hablaré de mis disfraz. Yo este año me he disfrazado de diestro. Pero no de torero, sino de persona que escribe con la derecha. Y eso para un zurdo es muy complicado. Qué duda cabe.

Cargando