¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Cormoranes: sí o no

Las sociedades de pescadores reclaman a la consejería eliminar el 50% de la población que está esquilmando los ríos, dicen. La Coordinadora Ecoloxista denuncia la matanza de cientos de ejemplares sin que la medida cuente con estudio científico alguno que la avale

El Cormorán continúa siendo objeto de polémica entre pescadores y ecologistas /

La polémica viene servida cada año, durante los meses previos a la apertura de la temporada de pesca. La presencia del Cormorán Grandeen aguas continentales asturianas despierta filias y fobias. Por un lado, los colectivos de pescadores denuncian el daño que estas aves vienen produciendo en las poblaciones de truchas y salmónidos, aniquilando los alevines y echando por tierra todos los esfuerzos que se realizan en forma de repoblaciones durante todo el año. En el otro extremo está la postura que mantiene los colectivos ecologistas. La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies apoya su rechazo a los controles de población que realiza la consejería en que cada temporada se eliminan cientos de ejemplares sin que la medida haya demostrado su utilidad; ni se reduce la población de cormoranes, ni se recuperan las de truchas y salmones. A todo esto añaden que no existe estudio científico alguno que avale estas actuaciones.

Hace unos días, ocho sociedades de pescadores decidieron enviar un escrito a la Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos, solicitando el aumento de los controles de población del cormorán: “Si el problema en años anteriores era grave, en esta temporada lo está siendo más. El frío invierno en el centro de Europa ha traído más ejemplares a la península que están diezmando las poblaciones de trucha y salmón”, explica el presidente de la Real Asociación Asturiana de Pesca Fluvial, Joaquín Alperi. Avisan de que por mucho que se pretenda pescar sin muerte, mientras no se controle al cormorán no va servir de nada.

La respuesta de la Coordinadora Ecoloxista no se ha hecho esperar. Desde luego, se oponen a la medida y recuerdan la falta de trasparencia de la gestión actual del Cormorán. No se publican resoluciones administrativas que afectan a la conservación de la especie y tampoco se ha llevado propuesta alguna al Consejo de Ecosistemas Acuáticos, órgano de participación social en el que los colectivos ecologistas también participan. Añaden que “la práctica de ordenar la muerte de ejemplares de estas aves migratorias, como de otras especies de fauna salvaje, es una cesión a los intereses particulares, económicos y lúdicos de determinados sectores, lo que supone una dejación de la obligación de defender los intereses generales sobre los particulares”, explican en un comunicado.

Entretanto avanzamos hacia el inicio de la temporada de pesca en los ríos asturianos que, parece, bajan revueltos. Falta conocer de qué lado cae la ganancia.

Cargando