¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

A VIVIR CASTELLÓN

De Castellón a la Antártida para evaluar contaminantes asociados al ser humano

El profesor de la UJI Félix Hernández empezó su expedición antártica el 12 de enero y allí trabajó durante casi 40 días tomando muestras de agua

Félix Hernández vivió durante más de un mes en la Antártida para realizar investigaciones científicas /

Acostarse y despertarse en la Antártida durante más de un mes es una experiencia al alcance de pocos. La mayoría de los que han vivido temporalmente en el continente más austral de la Tierra son científicos con el objetivo de investigar para mejorar el presente y futuro de la sociedad en un lugar en el que aproximadamente el 98% de su superficie está cubierta de hielo.

El castellonense Félix Hernández inició el 12 de enero de 2017 su expedición. Como responsable del grupo de investigación Química Analítica y Salud Pública integrado en el Instituto Universitario de Plaguicidas y Aguas (IUPA) de la Universidad Jaume I de Castelló, acudió a la Antártida para evaluar el impacto causado por la actividad humana sobre la Antártida, con el fin de conocer el estado actual en cuanto a presencia de xenobióticos y generar un amplio banco de datos que puedan ser tomados como base para estudios futuros.

Hernández embarcó en el buque Aquiles, de la Armada Chilena, para trabajar en lugares como isla Decepción, en la que se encuentra la base española Gabriel de Castilla, y las islas Robert, Greenwich y Livingston.

No es oro todo lo que reluce

De su estancia de casi 40 días en la Antártida, el profesor de la UJI reconoce que necesitó cerca de una semana para asimilar el cambio climatológico y la dependencia de toda clase de actividad a la previsión meteorológica. “Si el tiempo no era favorable, no se podía trabajar y debías esperar, sin nada que hacer, a que las condiciones fueran seguras”. Por ello, no es aleatorio que su visita coincidiera con el verano astral cuando las temperaturas rozaban “solo” los 0ºC, aunque la sensación térmica fuera de más frío.

Para él, lo mejor fue interactuar con los animales de la zona como pingüinos y disfrutar de los espectaculares paisajes cubiertos de hielo donde la naturaleza y el silencio son los protagonistas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?