¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Las cotorras Kramer ponen en jaque el medioambiente en Sevilla

Esta especie invasiva está acabando con especies protegidas, sobre todo en el Parque de Maria Luisa, uno de los pulmones de la ciudad y de Andalucía

Las cotorras aparecieron en la década de los 90 y ahora están adueñándose de Sevilla y sus parques. El número de aves de esta especie invasiva se ha incrementado un 50 por ciento en tan solo 2 años. Un incremento que alerta a los responsables de la Consejería de Medioambiente y también del Ayuntamiento sevillano. Ambas instituciones trabajan de forma conjunta. Y tienen mucho que hacer.

El último informe desvela que la situación es ya "de riesgo", especialmente en el parque de María Luisa y en la zona de la Cartuja. La población de las cotorras Kramer se ha disparado y están fracasando todos los métodos de control a través de las capturas. Un sistema que no está funcionando. Manuel Gutierrez, técnico del equipo zoosanitario de Sevilla.

Actualmente el número de nidos en el parque de María Luisa se ha incrementado un 50 % en tan solo 2 años. Se estima que actualmente son unos doscientos cincuenta ejemplares los que se han adueñado de este espacio verde y que podría alcanzar las 2.000 cotorras.

Daños medioambientales

De momento la especie más afectada por la voracidad de la cotorra Kramer es el murciélago Nóctulo gigante, especie protegida y que se encuentra en riesgo de desaparición. Y es que el número de nidos de murciélago ha descendido en un 60% en tan solo dos años. Ahora se teme por esta especie, importante para el medio ambiente.

Pero no es la única víctima de la cotorra. También está acabando con el cernícalo primilla, en diferentes puntos de la ciudad. A esto hay que añadir que la cotorra también deteriora los árboles, causando riesgo para la seguridad del viandante.

A esto añadan que la cotorra puede transmitir enfermedades a las personas, por lo que también hay que añadir un riesgo para el ser humano.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas está dando algunas directrices para poder ganar esta batalla que Sevilla mantiene con las cotorras. En su listado de recomendaciones se descarta la destrucción de nidos, ya que se tardaría hasta 17 años en llegar a una solución. Tampoco funciona el suministro de sustancias químicas para reducir la fertilidad de estas aves. Asimismo ha fracasado la captura y el sacrificio de las mismas.

La mejor recomendación que ha encontrado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas pasa por la contratación de una empresa experta en cazar estas aves. Para ello se han acotarán zonas por seguridad en distintos días durante los próximos meses.

Es ésta, de momento, la unión solución de urgencia para intentar salvar las especies autóctonas que están poniendo en peligro las cotorras Kramer. Un problema que también tienen en Málaga.

 

Cargando