¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La Columna

La formula Mercadona

Ahí tienen un ejemplo de cómo se puede conseguir beneficios pagando sueldos razonables a setenta y pico mil trabajadores

La formula Mercadona o la otra forma para asentar la recuperación económica.

Tras conocer la reducción de un millar de personas en las listas del desempleo provincial y con las pertinentes reacciones llegó la eterna cantinela: la precariedad de los empleos creados y la escasa retribución de los mismos.

Lo cierto es que, mientras tanto, los empresarios obtienen beneficios, quizás no los mismos que tenían con las vacas gordas. Unos beneficios que no terminan de calar y que, por tanto, no están provocando que los empleados recuperen poder adquisitivo.

Parece un anatema pedir incrementos salariales. Sobre todo ante ciertos empresarios y ante un Gobierno central que sigue sin percatarse de lo pernicioso que es este incremento extremo de la desigualdad.

Mercadona debe ser su prueba del nueve. Aunque no se sientan aludidos, aunque no se produzca un efecto Mercadona, ahí tienen un ejemplo de cómo se puede conseguir beneficios pagando sueldos razonables a setenta y pico mil trabajadores.

Cargando