¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

SER SALUDABLE

Aspartamo, sacarina, estevia… ¿cuál es más saludable?

Analizamos los principales edulcorantes existentes en el mercado

 “Me hacen sentir menos miserable cuando estoy a dieta”, confiesa Borja, un valenciano de 52 años que reconoce “tomarlos a diario porque tiene que perder peso”. Es cierto, hacen más dulce la vida de mucho, pero ¿cuál es el más recomendable? ¿Son todos igual de saludables?

Los edulcorantes no son nuevos. La sacarina, la más antigua, fue sintetizada en 1878 a partir de experimentos con derivados del alquitrán de hulla, y se utiliza como edulcorante desde principios del siglo XX. El aspartamo fue descubierto en los sesenta por James Schlatter cuando investigaba sobre un tratamiento contra las úlceras. Se popularizó en los ochenta, y es el más dulce de los tres. La estevia, el más reciente de todos, se ha estado vendiendo en Japón durante casi 40 años, pero llegó a Estados Unidos en 2008, cuando se aprobaron los productos con esta planta como un aditivo de la comida. No aterrizó en Europa hasta 2011.

Analizamos junto a nuestros expertos los tres edulcorantes más comunes del mercado.

Pérdida de peso y productos “trampa”- Carlos Sánchez, endocrino del Hospital General.

¿Qué diferencia hay entre los tres?

Un edulcorante es toda sustancia química capaz de dar sabor dulce a un alimento o una comida. Los tres son "edulcorantes intensos”, porque su poder edulcorante es mucho mayor que el de la sacarosa (azúcar) y son productos químicos, de síntesis o artificiales (aspartamo, acesulfamo, sacarina, ciclamato) o de origen vegetal (stevia). Todos son acalóricos, es decir, no aportan calorías.

¿Considera que es bueno su uso para personas que desean perder peso?

Cuando se emplean como sustitutos del azúcar, sí. Ante determinados problemas de salud como el sobrepeso, la obesidad o la diabetes, el uso de edulcorantes artificiales puede ser útil al mejorar la adherencia a la pauta alimentaria que se ha establecido para el tratamiento y control de la enfermedad. Por otro lado, además de permitir reducir la cantidad de calorías ingeridas, los edulcorantes acalóricos resultan útiles en el control del azúcar en sangre (muy interesante para los diabéticos) y en la prevención de la caries dental.

Las barritas y sustitutivos los contienen. ¿Podrían ser un arma de doble filo?

Claro, el que aporten menos calorías que el producto con azúcar no quiere decir que se puedan consumir todo lo que se quieran porque, independientemente del edulcorante, si se consumen e exceso, puede aportarnos más calorías procedentes del resto del producto.

¿A los diabéticos cual recomienda?

En el marco de una alimentación variada y equilibrada, cualquier edulcorantes puede ser de gran utilidad en las personas con diabetes.

¿Los considera saludables?

En cantidades normales (las dosis máximas recomendadas son 100 veces inferiores como mínimo a la dosis que pudiera ser perjudicial y son casi imposible alcanzarlas con una alimentación variada y equilibrada), cualquiera de los citados son recomendables; solo el aspartamo está prohibido en pacientes con fenilcetonuria. También hay que decir que, en principio, no hay ninguno superior a otros, son seguros (en la normativa europea todos llevan la denominación E que indica un estricto control de seguridad) pero, hasta la fecha, tampoco ninguno tiene propiedades mágicas más allá de los beneficios comentados anteriormente.

Pseudociencia, peligros, mitos y leyendas - José Miguel Mulet, bioquímico, profesor de la UPV, autor de Comer sin miedo.

Se hicieron estudios en ratas a las que se les dio sacarina y desarrollaron cáncer de vejiga. ¿Alguno de los tres es más peligroso que otro?

No. Partamos de la base de que si algo está autorizado es porque es seguro. Esos estudios demostraron ser erróneos hace tiempo. Se puede consumir sin problema cualquiera de los tres.

El aspartamo parece ser que endulza 200 veces más que la sacarosa. ¿A qué es debido?

Estos compuestos tienen en común la capacidad de activar los receptores para el sabor dulce localizados en la lengua. El aspartamo es el que los activa con mayor eficacia.

¿La estevia cura la diabetes? ¿Provoca infertilidad? Se ha relacionado mucho con las medicinas alternativas.

No cura la diabetes, de la misma forma que la insulina tampoco la cura. Hay que recordar que la estevia no está autorizada para consumo, solo el glucósido de esteviol (E-960). La estevia no se ha autorizado porque a la larga puede provocar infertilidad y sobre todo por bajar la tensión arterial.

Sara Tabares es directora de Performa Entrenadores Personales.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?