Medio Ambiente

El comité de expertos ve inviable el proyecto de Fertiberia

Ron Zevenhoven, Premio Nobel de la Paz en 2007 junto a otros expertos en cambio climático, ha defendido en Huelva que los fosfoyesos se pueden reutilizar para capturar CO2.

Vista aérea de las balsas de fosfoyesos en Huelva /

Los expertos creen que el proyecto de Fertiberia sometido desde este lunes a información pública por el Ministerio de Medio Ambiente es inviable. El presidente del comité, José Borrego, ha presentado un avance de las conclusiones de los trabajos preliminares que se han hecho hasta ahora en las balsas. Lo ha hecho  durante el almuerzo coloquio celebrado en la Casa Colón por los impulsores de otro proyecto alternativo para reutilizar los residuos. El encapsulado de las balsas no es posible por tanto, según los expertos, debido a la inestabilidad del apilamiento de los fosfoyesos en la zona 2.  Así lo demuestran los estudios, catas y sondeos que se han realizado hasta ahora por el comité durante la fase inicial de trabajo de campo.

Captura CO2 ha presentado hoy en Huelva su alternativa para reutilizar esos residuos y reconvertirlos en calcita y sulfato sódico, que serían reutilizables para la industria y la reducción de las emisiones de CO2.  La empresa ha ofrecido un almuerzo coloquio bajo el título "los fosfoyesos de Huelva, una mina limpia a cielo abierto". En el acto ha participado como ponente Ron Zevenhoven, Premio Nobel de la Paz en 2007 como experto en el cambio climático. El Nobel ha explicado que en Finlandia también se da este mismo problema y que se está trabajando en la utilización de este material en el almacenamiento de CO2. Él lleva diez años trabajando en este asunto y ya han iniciado la fase de comercialización en su país.

Esta idea para los fosfoyesos consiste en transformarlos en nuevas materias primas: calcita y sulfato sódico en concreto. Estas sustancias tienen multitud de aplicaciones posibles en la industria, lo que permitiría crear empleo y eliminar a la vez dióxido de carbono del medio ambiente. La calcita se podría utilizar para reducir el impacto de CO2 y el Dióxido de azufre de otras industrias. Captura CO2 estima que de los 120 millones de toneladas de fosfoyesos se podrían generar 70 millones de toneladas de calcita y otras 100 de sulfato de sodio, con un valor comercial superior a los 24.000 millones de euros.

Luis Esquivias, catedrático de la universidad de Sevilla e inventor de la patente, asegura que la técnica empleada no es costosa, "sólo se necesitan 200.000 euros para poner en marcha la planta piloto que procesaría 10 kg/hora". A partir de ahí, el desarrollo industrial de la iniciativa requiriría sólo de "unos pocos millones de euros". Una cifra muy distante y por debajo de los 65,9 que la Audiencia Nacional ha fijado como aval para garantizar el proyecto de clausura de las balsas diseñado por Ardaman para Fertiberia.

La patente ha sido diseñada por un equipo multidisciplinar de expertos e investigadores andaluces, de las universidades de Sevilla, Cádiz y Huelva. Esta actuación sería además una alternativa a la clausura de las balsas y el soterramiento de los fosfoyesos, con una iniciativa que además tendría menor coste que su enterrado.

El material resultante puede utilizarse además para la purificación de aguas o la neutralización de suelos ácidos. O como material de construcción, para la industria del papel o la industria química.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?