¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Hasta pronto, Centroamérica

Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica... Más de 2 meses he pasado por estas ricas y calurosas tierras.

También, hoy me despido de América tras un año de viaje de vida por el continente. Se hace difícil creer que un año aterrizara con bastante miedo en Lima, Perú, y que ahora tenga un nudo en la garganta cuando hablo de marchar.

Desde las maravillas hechas por el hombre como Machu Picchu, las ruinas arqueológicas mayas de Uxmal o Palenque, hasta los impresionantes espectáculos naturales de Iguazú, los Lençóis Maranhenses o los cenotes de México, el hilo conductor de todo este año ha sido el idioma, la conexión real con personas que, a pesar de haber nacido a miles de kilómetros de nosotros, hablan castellano.

La Cuba que yo conocí no habría sido la misma si no hubiera podido hablar con los cubanos. Mi pasión por Nicaragua habría sido diferente si no hubiera entablado conversaciones tan intensas como efímeras en los chicken buses. Tampoco hubiera sabido que aquello de la "Pura Vida" en Costa Rica es más que un eslogan turístico, sino que es un saludo, una despedida que implica que todo vaya bien.

Mi banda sonora de este año es una melodía de acentos, de salsa, bachata, forró y, por supuesto, reggaeton. Conversaciones ajenas que escuché voluntariamente acompañadas de una sonrisa sabiendo que estaba aprendiendo un poco más de ellos.

Hoy miro con nostalgia al pasado, pero con la ilusión de volver en un futuro no muy lejano.

Nos escuchamos en la próxima postal sonora desde India, pues mañana tomo un avión con rumbo a la región de Kerala, donde me espera un panorama radicalmente diferente.

Mientras tanto, solo os deseo que todo vaya chévere, buena onda, diacachimba, en definitiva, que aprovechéis esta pura vida de la que gozamos.

Cargando