¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El cadáver que se llevó el viento

La Guardia Civil aclara el homicidio de un joven al que incineraron tras una discusión de droga en la localidad madrileña de Rivas

En agosto pasado un pequeño delincuente de Rivas Vaciamadrid desaparece de su domicilio. La Guardia Civil se pone en marcha y confirma que se trata de una desaparición forzada.

El entorno cercano de la víctima ha estado desde entonces en el punto de mira de la policía judicial. Su compañero de piso, también un pequeño delincuente es detenido semanas después como responsable de un crimen: ambos discutieron por un problema de drogas y la víctima fue apuñalada por su amigo hasta morir.

La cuestión ha sido en todo este tiempo localizar el cadáver, pero ya es imposible. De la eliminación del cuerpo se ha encargado un peligroso sicario, especialista en cobro de deudas y tráfico de estupefacientes.

Se trata de Francisco Gomara, alias Paco El Loco, al que la Guardia Civil ha intervenido más de 10 pistolas y placas policiales falsificadas. Paco el Loco, vivía con una identidad falsa, la de un español que es residente en el Reino Unido.

En el crimen también han participado la mujer, que ofreció su coche, hizo labores de vigilancia y trasladó el cadáver hasta El Pardo.

En una finca de El Pardo el cuerpo fue incinerado y molido hasta en 3 ocasiones. Las cenizas tuvieron que ser esparcidas por esa zona boscosa madrileña.

Los restos biológicos localizados en la casa de la víctima, en vehículos y en otros escenarios han permitido identificarla. La investigación señala que Paco El Loco cobró por este trabajo

Cargando